Cuando me contaba Ana esta mañana lo de la iniciativa Ciudadano 2.0 que, dentro de la Semana de la Sostenibilidad (ainss con el palabro) está promoviendo el ayuntamiento de Rivas no le di importancia al asunto (hay que reconocerlo) pero luego, pensando, me he dado cuenta de que es más relevante de lo que pueda parecer a primera vista. Vamos, que no es una fruslería “dospuntocero” al uso lo de ser o no ciudadano 2.0 … pero hay que definirlo ¿no te parece?.

Porque ¿qué es un ciudadano 2.0?. La misma nota del concurso que nos proponen (es un concurso) no me tranquiliza, más bien al contrario. Y es que empieza recordándonos que hay más de 500 usuarios en Facebook, pero ¿eso significa que son ciudadanos 2.0?, yo creo que no.

Como yo lo entiendo, un ciudadano 2.0 es alguien que, utilizando los medios sociales, blogs, etc para comunicarse, actuar, incluso trabajar, lleva ese uso de la Web 2.0 a un plano superior, comparte conocimientos, participa en iniciativas que promuevan el conocimiento y la libertad, usan las herramientas 2.0 para llegar a mucha más gente, quizás para mejorar su entorno, puede que  un día de estos el mundo en que vivimos.

Pero para que esto sea cierto, para que exista un ciudadano 2.0 debe haber un compromiso importante con la transparencia y la voluntad de compartir el conocimiento, rompiendo los moldes vetustos de que el conocimiento es poder, entendido como conocimiento oculto y no compartido.

En la actual sociedad hay que dirigir nuestros esfuerzos hacia el conocimiento compartido, verdadera esencia de “lo 2.0“, y charlar en Facebook o Twitter no necesariamente es compartir conocimiento, simplemente es hablar en voz alta en la plaza del pueblo o el centro comercial (casi más esto último).

Ser un ciudadano 2.0 es mucho más, es estar dispuesto a llevar a la red toda nuestra identidad ciudadana, ejercer la ciudadanía en toda su amplitud en la red. Y esto supone ser combativo, abierto, estar dispuesto a la exposición pública, ¿no es quizás mucho pedir?. Creo que no.

Yo llevo ejerciendo este modo de participación durante bastantes años, y tengo que reconocer que no me ha ido mal del todo. Bien es cierto que hay ocasiones en que estar expuesto permanentemente llega a resultar algo agobiante, es como tener la ventanilla abierta todo el día para que cualquiera que pase por ahí te pregunte, incluso te exija. No obstante, al final compensa, son más las alegrías que los apretones, incluso en la política.

A este respecto, el de la política, la situación es un poco distinta pero no tanto. Me refiero a que en otros campos uno es portavoz de si mismo, como mucho de su empresa, pero en política, el hecho de estar permanentemente conectado, de ser – en este caso – un político 2.0, conlleva otra responsabilidad no solicitada: se te auto-erige como portavoz oficial, abierto 24 horas al día y 365 días, de tu partido político, y en realidad esto no es así, no se suele cualificar para tan alta función, yo al menos no cualifico.

Pero bueno, esto no es para hablar de mi (o quizás si) sino de que en Rivas están proponiendo un concurso para que el que se anime proponga a quien el piense que es un auténtico ciudadano 2.0 (aquí igual si hablamos de mi). Si te animas solo tienes que escribir un post en tu blog, o proponerlo en la página de Facebook de la propuesta, incluso vale con proponerlo en Twitter usando el hashtag #ciudadano2, tu decides.

Yo he optado por lo más lioso (así me va), escribir un post en mi blog, y como no, propongo como ciudadano 2.0 a @anaaldea, no se me ocurre nadie mejor, lo siento por el que se pique.

Artículo escrito por Fernando Tellado

Enredado en UPyD, creador de Semanticae y culpable de Ayuda WordPress, político, docente y bloguero, entre otras cosas.

Share

Valora este artículo para mejorar la calidad del blog ...

PenosoMalilloNormalitoBuenoExcelente (sin valoración aún)
Loading ... Loading ...