ETA y sus cachorros de vez en cuando tratan de sorprendernos con declaraciones en las que pretenden poner la primera carta sobre la mesa para una negociación de las condiciones de su “integración en la sociedad”, si, esa misma sociedad a la que matan y extorsionan.

Como no somos tontos, y además ahí están las hemerotecas, ya sabemos que siempre aparecen con este tipo de declaraciones en dos momentos distintos:

  • Cuando están a punto de desaparecer por la acción policial
  • Cuando están a punto de desaparecer por falta de ingresos

En estas ocasiones, o escenarios, predecibles, suelen realizar comunicados en los que no se comprometen prácticamente a nada, aluden a organismos internacionales “objetivos” que vigilen el “proceso de paz” y, de nuevo, vuelven a poner en la palestra al gobierno de turno para que, si no entran al trapo parezca que es España – ese país extraño y lejano que les invadió (sic) – quien no quiere “la paz”.

Estas situaciones, además de alienantes, pues las provocan una panda de matones asesinos y paniaguados que llevan viviendo del terror más de 50 años, siempre se escenifican al máximo, con ese teatrillo que montan con capuchas y boinas, pervirtiendo el lenguaje, adjetivando a las instituciones como si ellos estuvieran en posesión de la verdad absoluta.

En realidad todo esto solo lo hacen para pillar financiación en las próximas elecciones municipales, en las únicas en que tienen visos de conseguir algo gracias al miedo que provocan, y seguir con su negocio de extorsión. Esta gente son una mafia de la peor calaña y darles la más mínima oportunidad de permitirles que nos engañen con su discurso pseudo-político sería una insensatez por parte de nuestros políticos.

Vale, todos queremos la paz en España, pero no la que estos nos vendan a base de escaños y millones de euros, sino metiendo a los asesinos y extorsionadores (terroristas) en la cárcel. Lo demás es pecar de ingenuos … de nuevo.

El problema con este asunto es que se trata de pervertir el sentido de las cosas. Te pongo un ejemplo:

  1. Un tipo entra en tu casa cada semana y te roba tus pertenencias
  2. Como la policía le tiene cercado y vigilado, un día te manda un comunicado diciendo que deja de robar tu casa pero que le dejes las llaves para dormir y comer cuando le plazca

Es lo mismo, dicen que dejan la acción armada “ofensiva” (curiosa acepción, pues ellos siempre han dicho que sus acciones armadas son defensivas frente al estado opresor e invasor español, así que no se comprometen a nada), sin especificar tampoco si es temporal, definitiva o lo que sea. Curiosamente, lo hacen como siempre, ante unas elecciones inminentes, que para ellos es la sobrevivencia económica y divulgativa.

O sea, la policía está evitando que maten con lo que pierden propaganda, está evitando que sobornen y secuestren con lo que evita que obtengan ingresos ilegales, y la ley de partidos evita que los mismos que nos matan cobren un sueldo pagado por los ciudadanos a los que amenazan y matan. Y, en esta situación de acorralamiento por parte del estado de derecho que hemos elegido los ciudadanos (ellos no, ellos se autoerigen como salvapatrias), dicen que no nos matan por decisión propia y piden que les dejemos “jugar en la democracia que ellos mismos llevan atacando durante décadas”. ¡Por favor!

Ana, hace ya muchos años que ETA no es más que una maquinaria mafiosa que sobrevive de la protección contra ellos mismos, de los secuestros intimidatorios y recaudatorios, además de atentados eventuales para recordar que “hay que temerles”. Ni independencia ni gaitas, lo que buscan es seguir viviendo de la teta del estado y, ahora que están cada vez más acorralados policialmente, pretenden entrar de nuevo en las instituciones para seguir manteniendo su estructura de mafiosos en la que llevan ya 2 generaciones viviendo del miedo.

ETA tiene que hacer una declaración de alto el fuego, pero definitivo, y a continuación disolverse como tal, mientras tanto seguirán justificando y amparando su lamentable historia de asesinatos, robos y extorsión, de tener amenazada y atenazada a la sociedad vasca.

No podemos aceptar su chantaje y evitar que estén en las instituciones es lo que ha provocado que “supliquen” (a su manera claro) esta “vía de negociación”. ¿De verdad no ves que es todo parafernalia para constatar que están en las últimas? y, por supuesto, quieren probar a ver si les regalamos algo antes de hundirse definitivamente.

Claro que hay que negociar, su abandono total de las armas, pero sin ceder a más presiones. De verdad, ya basta de darles prebendas. Todos los gobiernos de la democracia han consentido con presiones y medias verdades, cediendo a sus presiones desde todos sus acólitos y los que se aprovechan de la situación de falta de libertad, ya va siendo hora de llamar a las cosas por su nombre, y esta gente son mafiosos, y tratan de negociar hasta el último segundo de su ingreso en la cárcel, igual que hizo Al Capone.

Por supuesto, todos ansiamos la paz, y la vuelta de la libertad en Euskadi, pero no con las reglas de los delincuentes sino con las reglas de la democracia, donde ni tu ni yo, ni nadie, podemos buscar nuestros objetivos mediante la amenaza y el asesinato sin tener que enfrentarnos a la ley.

El camino emprendido ha sido el correcto, primero con la ley de partidos que les cortó la financiación de la compra de armas y voluntades, luego la persecución de su aparato de extorsión y finalmente mediante la persecución policial coordinada con Francia, algo que es un éxito de los partidos democráticos. Ahora, que se ha conseguido acorralar a estos fascistas autodenominados “marxistas” no vamos a parar la maquinaria que ha conseguido que muestren su auténtica debilidad.

Lo que tiene que hacer esta panda de asesinos de tres al cuarto, esta “cosa nostra” de txapela y pañuelo de bandolero, es lo único que un país en su sano juicio debe exigir:

  1. Rendirse
  2. Abandonar las armas (y que las entreguen)
  3. Los que han cometido delitos ¡a la carcel a cumplir la pena establecida!.
  4. Pedir perdón a las víctimas
  5. Devolver el dinero que han robado
  6. Dejar de extorsionar
  7. Dejar de alentar la revuelta callejera
  8. Cerrar todas sus sucursales de propaganda, financiación y agitación
  9. Pedir perdón a toda la sociedad vasca y española por habernos tenido extorsionados
  10. Una vez cumplido todo lo anterior, los que no tengan cuentas pendientes con la justicia ni la sociedad, que participen en la vida pública y política como cualquier otro ciudadano, pidiendo la independencia si así lo desean (si es que eso fuera su motivación, que no lo es)

Lo demás es rendirnos la sociedad ante su extorsión, decirles que nos han vencido mediante la fuerza y la amenaza, incluso incumplir la legislación vigente que si se nos aplica a ti o a mi.

Lo siento, no me gusta transigir con gentuza, con delincuentes, mafiosos y asesinos. Llevan muchos años viviendo del miedo de los demás, riéndose de nuestra democracia y nuestras instituciones, insultando a la buena gente que se niega a seguirles el juego, alimentándose de políticos indecentes que buscan un hueco aprovechando el espacio de terror generado, amenazando a la gente en el trabajo, pagando armas y zulos con nuestros impuestos, como delincuentes que son de la peor calaña no les deseo nada más que se enfrenten a la ley.

Artículo escrito por Fernando Tellado

Enredado en UPyD, creador de Semanticae y culpable de Ayuda WordPress, político, docente y bloguero, entre otras cosas.

Share

Valora este artículo para mejorar la calidad del blog ...

PenosoMalilloNormalitoBuenoExcelente (sin valoración aún)
Loading...Loading...