paro

Prefiero ser populista

Estos días, con la llegada de Unión Progreso y Democracia a las instituciones municipales y autonómicas se están oyendo muchas voces sorprendidas ante la exigencia de cumplimiento a los alcaldes electos de nuestros programas como paso imprescindible para investiduras o simplemente gobernabilidad.

Estas voces sorprendidas (por su propio alejamiento de la realidad) en realidad son voces interesadas, que tratan de medrar en la opinión pública distrayendo atención a los problemas reales de los ciudadanos ¿los recordamos? …

  1. El paro
  2. La economía
  3. Los políticos

Y es que cuando UPyD propone reducciones en los sueldos de alcaldes, diputados y concejales, cuando pide reinversión de los recursos innecesarios en la creación de empleo, cuando pide austeridad en las cuentas públicas, cuando exige transparencia, está atendiendo a su prioridad: dar soluciones a los problemas reales de los ciudadanos. Y sino ¿de qué quieren que hablemos los políticos? ¿de qué se supone que tenemos que ocuparnos?.

Una de las prioridades de cualquier político debe ser el bienestar de los ciudadanos, y para ello debe abordar la gestión de las arcas públicas de manera que se atiendan sus principales problemas, proponiendo medidas que faciliten la creación de empleo, la mejora de la economía y, como efecto consecuente, que los políticos dejen de ser un problema para ser lo que se espera de nosotros: empleados públicos que busquen solucionar los problemas.

Pues mira por donde, aún hay políticos que, cuando en UPyD hemos empezado a pedir la aplicación de políticas austeras y propiciadoras de mejora económica, han empezado a aludir al sanbenito de que son “medidas populistas“. Y, ciertamente, con la que está cayendo, no se me ocurre nada mejor que ser populista, proponer medidas para mi pueblo, mi ciudad, mi comunidad, mi país. Pues lo contrario es distraer al ciudadano con problemas inventados, con discursos llenos de ideología pero carentes de sentido común, lo contrario es mantener alejada a la casta política de los problemas reales, lo contrario es ser elitista.

Y este discurso elitista es algo que desde que estoy en la política activa no dejo de escuchar, cosas que me ponen los pelos de punta, como que “los políticos no tenemos trabajos como los del resto” (Angel Perez de IU), que si “la labor de concejal no puede medirse salarialmente como la del resto de funcionarios“, o que “no se puede hacer oposición sin administrativos, cargos de confianza y X concejales liberados“, que “el equipo de gobierno tiene que estar bien pagado porque sino no pueden hacer frente a los intentos de corruptelas del capital” o, casi más sorprendente que “no pretenderán que ahora vuelva a mi puesto de trabajo anterior a la política“, como si fueran policías obligados a compartir celda con los presos que ellos mismos han metido en la cárcel,  y demás barbaridades clasistas al uso.

Y si esa es la alternativa, si es la opción que nos proponen, ciertamente prefiero trabajar como político para lograr trabajo para mis vecinos, prefiero conseguir que los españoles paguemos menos impuestos y estos se utilicen mejor, prefiero que los políticos cobremos lo justo por nuestro trabajo y de manera equiparable con el resto de los españoles, prefiero que se ayude a las PYMEs, prefiero que se promocione el emprendimiento, prefiero que el esfuerzo sea recompensado, prefiero que la gente no tenga problemas que les atenacen, prefiero que los ciudadanos sientan que los políticos estamos para solucionar problemas en vez de crearlos, prefiero ser populista que elitista.

Valora este artículo para mejorar la calidad del blog ...

PobreRegularEstá bienMuy buenoExcelente (sin valoración aún)
Loading...

¡SUSCRÍBETE A NAVEGANDO CON RED!

Si no quieres perderte ninguna publicación suscríbete a la lista de correo. Recibirás solo un email diario y solo si hay nuevo contenido.

Eventualmente recibirás contenido exclusivo y ofertas especiales.