abla33.jpg

Hace poco descubrí el blog de Soy Mística, agradable como pocos de leer. No obstante a veces sorprende con curiosidades poco aptas para personas sensibles. Una de estas es las imágenes reales de una ablación realizada a una niña y que muestran toda la dureza de esta práctica abominable, resquicio de culturas patriarcales y machistas que aún perduran.

Cualquier explicación que se le quiera dar, y no me importaría leer la que quieras darme, se me antoja ridícula ante tamaña barbarie orientada a la eliminación del placer en la mujer, ridícula explicación que se asocia a la mutilación del clítoris de la mujer. Y no es una práctica en desuso sino que la expansión del extremismo religioso está revitalizando esta práctica y extendiéndola mas allá de sus fronteras, hasta hace poco tiempo, naturales: Africa.

Pero lo curioso es que esta práctica, normalmente asociada a cuestiones religiosas es mas una aberración cultural, pues lo mismo la practican musulmanes, cristianos o animistas. Es un horror, prohibido por la legislación y que debe combatirse a toda costa, y que estas imágenes sirvan como muestra de una práctica que no tiene razonamiento, para mi, alguno.

abla1.jpg

Inspiración | Soy Mística

Valora este artículo para mejorar la calidad del blog ...

PobreRegularEstá bienMuy buenoExcelente (sin valoración aún)
Cargando…

¡SUSCRÍBETE A NAVEGANDO CON RED!

Si no quieres perderte ninguna publicación suscríbete a la lista de correo. Recibirás solo un email diario y solo si hay nuevo contenido.

Eventualmente recibirás contenido exclusivo y ofertas especiales.

Este blog instala en tu ordenador pequeños archivos de texto llamados "cookies" para mejorar la experiencia de navegación, y la ley (estúpida) me obliga a informarte. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar