Este fin de semana se está celebrando la convención del Partido Popular, antesala de la pre-campaña para las elecciones municipales y autonómicas de Mayo de 2011 y, además de muchas fotos de gente alegre y bien alimentada, la convención está dando una buena cantidad de titulares, de la mano de la prensa más o menos afín.

Y es que la maquinaria de los grandes partidos siempre está bien engrasada, no solo de cara a las elecciones, pero especialmente de cara a las elecciones. Y un escaparate como el que están mostrando este fin de semana, cuando las noticias no suelen serlo, y salvo el frío que hace en el país y el partido de turno, es un caramelo superlativo para los periodistas cuando no hay casi nada interesante que los telediarios de turno tengan para entretenernos.

Una convención como la de este fin de semana, que recuerdo pagamos todos los españoles, en la que el PP despliega a todos sus afiliados, simpatizantes y empresas afines para llenar noticieros, supone el prime time de la política mediática, y es el momento ideal para lanzar grandes titulares que llenen las portadas de los periódicos durante el fin de semana – de nuevo sin noticias que destacar – y que supongan carne de tertulia para el comienzo de la siguiente semana.

Pues bien, el presidente del PP, el señor Mariano Rajoy, lleva desde ayer destilando sus grandes apuestas para esa futurible victoria electoral en 2012 que las encuestas le están vaticinando también desde hace semanas. Y no sé si – querría uno pensar – fruto de la amnesia política o, por el contrario y casi más seguro, la desvergüenza más absoluta, sus grandes propuestas resulta que son ideas que ha estado rechazando su partido durante meses cuando las ha propuesto otro partido político.

Me refiero a propuestas como la eliminación de las pensiones privilegiadas de los diputados, que rechazó junto al resto de partidos a propuesta de Rosa Díez, o el mantra del recorte del gasto autonómico, que estos días entonan tanto el PP como el PSOE, también presentado por UPyD en el congreso y que cosechó el único voto de la diputada de UPyD. Y no desespero, es posible que mañana se lance el señor Rajoy a defender la devolución al Estado de la competencia de educación, como ya hizo la señora Aguirre apropiándose de la iniciativa de dotar a los profesores de autoridad que también propuso UPyD, de nuevo con rechazo unánime de la cámara baja, y que más adelante presentó el PP como idea suya y que Rosa Díez votó a favor por pura coherencia.

Por supuesto, este fin de semana está alegrando el cotarro mediático el PP con su convención, pero pronto sufriremos un congreso del PSOE donde, iluminados por el espíritu de Pablo Iglesias, los barones regionales, esa casta política que no entiende ni de ideas ni de  ideologías sino de poltronas y redes clientelares, anunciarán la buena nueva del compromiso con el control del gasto público municipal reduciendo el número de municipios, la cadena perpetua revisable, el federalismo frente al nacionalismo o el estudio serio de la energía nuclear como opción de desarrollo. Por supuesto, también propuestas que UPyD viene defendiendo.

Lo que no sé es si la memoria de los españoles sufrirá de la amnesia política de Rajoy, Esperanza Aguirre o los barones del PSOE, y serán capaces de distinguir en el momento del voto qué partido es el que ha estado defendiendo cuestiones de estado vitales para la regeneración económica y política en España. No sé si meditarán su voto – así lo espero – en base a las propuestas y coherencia en el discurso y compromiso que ha demostrado un pequeño partido que nació hace solo tres años pero que ha defendido lo mismo en todas partes. No sé si los medios afines a los dos grandes partidos borrarán de sus hemerotecas la realidad de las ideas que UPyD ha venido ofreciendo a la sociedad española para solucionar sus grandes problemas. No sé si por arte de magia esas empresas sobredimensionadas por la subvención pública llamadas PP y PSOE, defenderán ese principio tan democrático de “un ciudadano, un voto” que han rechazado cuando ha sido reclamado por UPyD el cambio de la ley electoral para acabar con la extorsión del nacionalismo excluyente. No sé si un día los grandes partidos (grandes en mentiras y corrupción) defenderán el derecho constitucional al uso de la lengua común.

Lo que si sé es que ese pequeño partido llamado Unión Progreso y Democracia, formado en su inmensa mayoría por ciudadanos carentes pasado político pero repletos de ganas de trabajar por mejorar el país en que viven, ciudadanos que son elegidos democráticamente en elecciones primarias como no hace ningún otro, seguirá defendiendo aquello que nos une a todos los españoles, defendiendo la capacidad de los ciudadanos de pensar por sí mismos, defendiendo la igualdad ante la ley, defendiendo la gestión eficaz y promulgando la necesidad de regeneración democrática y participación ciudadana que tanta falta hace en este país llamado España.

Y lo hará sin deber dinero a nadie, a pesar de la censura de los medios tradicionales, gracias a la movilización ciudadana y la difusión de sus contenidos en una Internet libre y neutral, único medio para difundir esta marea magenta que es UPyD, y en la cual el que aquí escribe ha decidido centrar su participación política, a pesar de saber de la dificultad que entraña cambiar unas estructuras forjadas durante más de 30 años y que los que las mantienen se resisten a ceder.

Sinceramente, confío en que los ciudadanos no suframos de la amnesia política de los políticos.

Valora este artículo para mejorar la calidad del blog ...

PobreRegularEstá bienMuy buenoExcelente (sin valoración aún)
Cargando…

¡SUSCRÍBETE A NAVEGANDO CON RED!

Si no quieres perderte ninguna publicación suscríbete a la lista de correo. Recibirás solo un email diario y solo si hay nuevo contenido.

Eventualmente recibirás contenido exclusivo y ofertas especiales.

Este blog instala en tu ordenador pequeños archivos de texto llamados "cookies" para mejorar la experiencia de navegación, y la ley (estúpida) me obliga a informarte. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar