Y no es porque no haya aderezo suficiente para hacer una buena ensalada sino porque nunca hemos entrado en el amarillismo mediático, en el famoseo ni en la crónica fácil de la vida social de nadie. Pero es que ya no va a haber Tomate para nadie, al menos desde las pantallas de Telecinco.

c_2_maincontent_2581_mediumimage.jpg

Tengo que reconocer que Jorge Javier Vazquez siempre me ha gustado, no por las noticias que ofrecía en este infame programa de televisión, sino por su carácter, forma de ser y buen ánimo que siempre transmitía, no en este sino en todos los programas en los que le he visto. Siempre me pareció una ventana de aire fresco, de un pseudodivismo simpático.

Punto y aparte merecen las co-presentadoras florero que le han acompañado en el diario de lo infame, verdaderas musas de la exhuberancia de corsé que mas de un sueño han quitado, no a un servidor.

Pero hoy celebramos (¿lo celebramos?) que Telecinco ha anunciado que se dejará de emitir el programa que cada sobremesa mostraba lo peor del mundillo de la farándula, lo mas bajo de las vidas sin oficio ni beneficio.

Y es una buena medida, no porque este programa sobre, porque sobran este y muchos otros que lo critican y se alimentan de sus contenidos (sic), sino porque empezaba a bajar su cuota de pantalla, el celebérrimo “share”, y mas vale apearse del caballo antes de que se haga viejo.

En cualquier caso, no nos quedamos sin dosis diaria de morbo famosil pues hay decenas de programas que tratan ese apasionante mundo de los que no tienen mas trabajo en su vida que pavonearse y lucir palmito. Lo que no se es a quien van a criticar ahora, pues muchos programillas de estos se han erigido como la parte noble de la crónica rosa, distanciándose de El Tomate, aunque se alimentaran de este jugoso, aunque pringoso, fruto. Hay incluso alguno que vive casi exclusivamente de criticarlo, y deben estar en estos momentos planteándose su propio futuro. Me refiero al programa de La SextaSe lo que hicísteis …“, donde parte fundamental de su contenido se dedicaba a cuestionar, pero aprovechar, los teóricos escándalos expuestos en el espacio de Jorge Javier.

No lo echaré de menos, porque no suelo ver este tipo de catarsis de lo inútil,  pero seguro que llegará el día en que se le rememore como el iniciador de un estilo de periodismo en el que se perdió toda verguenza ante quienes carecen absolutamente de ella.

Y es que una de las virtudes que le aludo a El Tomate es haber desmitificado el mundillo del famoseo, poniéndoles a caer de un burro y desvelando sus inconsistencias y miserias, todo ello con un ritmo frenético, no apto para cardiacos.

Otros vendrán que lo harán quedar como bueno, de eso estoy seguro.

Valora este artículo para mejorar la calidad del blog ...

PobreRegularEstá bienMuy buenoExcelente (sin valoración aún)
Cargando…

¡SUSCRÍBETE A NAVEGANDO CON RED!

Si no quieres perderte ninguna publicación suscríbete a la lista de correo. Recibirás solo un email diario y solo si hay nuevo contenido.

Eventualmente recibirás contenido exclusivo y ofertas especiales.

Este blog instala en tu ordenador pequeños archivos de texto llamados "cookies" para mejorar la experiencia de navegación, y la ley (estúpida) me obliga a informarte. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar