blank-typewriter.jpg

Yo tengo las mías, y aunque no siempre abogan por mi gusto rayano en lo obsesivo por la escritura, he de reconocer que siempre están ahí respaldando mi pasión, dándome espacio para escribir.

Quizás lo que peor lleven nuestras musas sea la propia interacción que requiere la escritura en la red. Si redactáramos nuestros pensamientos e impresiones en papel, lejos de los comentarios de nuestros lectores, sin la imperiosa necesidad de observar el impacto de nuestras pequeñas dosis de literatura, seguramente estarían mas encantadas/os con nuestra afición.

Pero en cualquier caso siempre habrá que hacer caso a un seductor, que nos da tan buenos consejos y que ha observado que parece ser una constante.

Y es cierto que hasta los escritores mas histriónicos de la historia de la literatura han tenido sus musas, a pesar de la apariencia solitaria de muchos, es cierto que siempre tuvieron ese espíritu inspirador. Yo al menos si lo tengo ¿y tu?

Valora este artículo para mejorar la calidad del blog ...

PobreRegularEstá bienMuy buenoExcelente (sin valoración aún)
Cargando…

¡SUSCRÍBETE A NAVEGANDO CON RED!

Si no quieres perderte ninguna publicación suscríbete a la lista de correo. Recibirás solo un email diario y solo si hay nuevo contenido.

Eventualmente recibirás contenido exclusivo y ofertas especiales.

Este blog instala en tu ordenador pequeños archivos de texto llamados "cookies" para mejorar la experiencia de navegación, y la ley (estúpida) me obliga a informarte. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar