Cuando accedes a la red social de alguien, o a su blog, y lees algo interesante, puede que te veas incitado a publicar un comentario al autor acerca de lo que acabas de leer.

Es probable que incluso dejes un enlace a tu propia web o blog en la firma. Eso está bien, así es como se supone que se hacen los comentarios ¿verdad?.

Pero cuando se comenta por el gusto de comentar o debatir con otros lectores, o cuando solo se pone un enlace sin texto alguno que revele el objeto de incluir ese enlace, entonces hay un problema. Luego también están esos que dicen “visita mi blog para saber mi opinión al respecto“, pero no escriben nada en el formulario de comentarios acerca de su opinión, sino que simplemente reclaman que el tráfico se dirija a su espacio. Aquí, en estas ocasiones, los comentarios pasan a entrar en la categoría de SPAM.

Estoy seguro de que, como yo, recibes a diario bastante SPAM en tu email, a todos nos pasa. Cuando no es un ofrecimiento para alargar el pene es la última oferta de productos de farmacia o similares. Y digo yo ¿te gusta?, ¿te gusta que la gente te mande emails que no tienen nada que ver contigo ni lo que te interesa o has pedido?. A la mayoría de la gente no le gusta, por supuesto. Pues aplícate al cuento, porque cuando estás publicando comentarios irrelevantes en un blog de otro o en su red social básicamente estás haciendo SPAM. Simple y llanamente.

Y menos mal que tenemos Akismet y otros sistemas para parar comentarios en los que solo hay un enlace, porque debes saberlo, si tu único mensaje es un enlace va a ser considerado como SPAM y no se visualizará.

En vez de estas malas prácticas, asegúrate de que cuando comentas en un blog o red social, tu opinión aporta algo a la conversación iniciada, contesta una pregunta formulada por el blogger, o anima a mas puntos de vista sobre el tema a tratar. De paso harás mas interesante la lectura del blog y del resto de los lectores, fomentando la conversación y animando a visitar el blog o red social en el que comentas … y también el tuyo. Cuando termines de comentar, pues nada, pones un enlace a tu blog en tu firma, o en el formulario de comentarios, perfecto.

Así que ya sabes, los correos basura no son algo entretenido, da igual en que formato estén publicados. No generes ruido ni basura, no seas un spammer.

Valora este artículo para mejorar la calidad del blog ...

PobreRegularEstá bienMuy buenoExcelente (sin valoración aún)
Cargando…

¡SUSCRÍBETE A NAVEGANDO CON RED!

Si no quieres perderte ninguna publicación suscríbete a la lista de correo. Recibirás solo un email diario y solo si hay nuevo contenido.

Eventualmente recibirás contenido exclusivo y ofertas especiales.

Este blog instala en tu ordenador pequeños archivos de texto llamados "cookies" para mejorar la experiencia de navegación, y la ley (estúpida) me obliga a informarte. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar