Acabo de comprobar que, de repente, nadie tiene seguidores ni sigue a nadie en Twitter, seguramente será es un fallo técnico pero ¿a que le da una dimensión distinta?, porque ahora mismo – hasta que lo arreglen – Twitter es meramente una herramienta de microblogging, donde lo que importa son los mensajes, no las cifras de audiencia y similares, además es un lugar abierto, sin que puedas bloquear mensajes de nadie, democracia pura. Si esto siguiera así nadie mediría más a ninguna persona por la cantidad de «followers» que tiene sino por el interés de lo que comparte ¿no se trataba de eso?