No suelo hablar en Ciberprensa de asuntos personales pero hoy tuve una experiencia que si no la cuento reviento. Y es que yo, que normalmente soy reacio a los médicos, que pienso que se debe ir cuanto menos menor por esa analogía con los talleres que siempre aludo1, en esta ocasión ha sido sorprendentemente alegre la experiencia.

Por ponerte en antecedentes, debo contarte que hace 5 años, en un análisis rutinario, se me diagnosticó Hepatitis C de un genotipo de los raros (africano) que tenía dudosa curación. Como todo buen navegante, y mal enfermo, me puse a buscar en la red y lo primero que me encontré fueron relatos de las horribles repercusiones de los tratamientos con Interferón y Ribavirina, el tratamiento estándar, además de estudios “alternativos” que parecían indicar casi que la Hepatitis C, también conocida como no-A no-B, era mas un estado de ánimo o error médico que una enfermedad real. Con esta empanada mental y, todo hay que decirlo, el miedo a pasarlo peor con los efectos secundarios que con la propia enfermedad, asintomática en mi caso2, opté por no tratarla.

Pero esta decisión no me quitó la preocupación sino que la acrecentó pues, a pesar de mi negación de la enfermedad o el “bicho” tomé cierta responsabilidad “por si acaso” y procuré en todo momento no infectar a nadie, mi familia especialmente. Por otra parte, el tratamiento de la Hepatitis C (HVC a partir de ahora) conlleva una serie de repercusiones que no quería que me limitaran en mi futurible ascenso en la empresa, eso fue uno de los mayores hándicaps, tengo que reconocerlo. Pero fueron mis nuevos amigos de un foro quienes me dieron el empujón definitivo a abordar el tratamiento a pesar de mis incertidumbres y temores.

Clic para ampliar

Y hace ya un año exacto (semana arriba o abajo) inicié la lucha contra el “bicho”. En este tiempo han pasado muchas cosas, se me secaba la piel, perdió fuerza mi pelo, pasaba gripe cada fin de semana después de la inyección de Interferón, tenía un desagradable sabor de boca constante gracias a la Ribavirina, y todo ello aderezado por un malestar general, una casi-depresión rondando, una flojera tanto física como emocional. Y, lo peor, cambios de carácter que han sufrido familia y amigos durante todo un largo y penoso año que, además, coincidió con mi baja por un accidente de moto que tuve mas o menos cuando empecé el tratamiento.

Pero hace unos meses pasé la primera prueba de “carga viral” y el resultado fue negativo, luego las he repetido por dos veces y mismos resultados, igual alegría. Bueno, no siempre fue alegría pues en el primer resultado me dio por llorar. De repente, toda la fachada de “aquí no pasa nada”, todos esos años de sentirme como un marciano de incógnito en un mundo que te estigmatiza en cuando eres diferente, y sobre todo cuando hay infecciones por medio, años de ir con un preservativo mental alrededor para no compartir cubiertos, ni vasos, ni nada, de tomarme las cocacolas a morro, y que la gente a mi alrededor no se diera cuenta. Pues si, debería haberme alegrado pero en aquel momento me hundí y rompí a llorar, que le vamos a hacer.

No obstante, esta mañana todo ha cambiado. Han sido unas palabras mágicas, tan simples, tan predecibles en un médico pero que en tan pocas ocasiones en tu vida escuchas, y casi no preferirías escuchar. Y mi médico ha mirado el tercer análisis, me ha mirado, ha sonreído y me ha dicho “Estás curado“. Nada mas, así de simple, años de penurias aparcados y cerrados con llave con dos palabras. Y hoy si, hoy me he alegrado, he saltado, he cantado y he hecho el amor nada mas llegar a casa.

Solo me quedaba compartirlo en la red, para que se sepa que este mal “bicho” se puede curar, que ante la tesitura de una vida de precaución y miedo tomé la decisión de pelear y ganar. Y que hasta con un genotipo de los mas reacios a responder a la HVC se puede vencer con los tratamientos actuales que, bien mirados, tampoco son tan terribles.

Nada mas, y perdon por el offtopic .

  1. Cuanto mas vas mas cosas te sacan []
  2. Aquí tengo que decir que hasta los médicos te dicen que es de las enfermedades que lo normal es que mueras con ella pero no de ella []

Valora este artículo para mejorar la calidad del blog ...

PobreRegularEstá bienMuy buenoExcelente (sin valoración aún)
Cargando…

¡SUSCRÍBETE A NAVEGANDO CON RED!

Si no quieres perderte ninguna publicación suscríbete a la lista de correo. Recibirás solo un email diario y solo si hay nuevo contenido.

Eventualmente recibirás contenido exclusivo y ofertas especiales.

Este blog instala en tu ordenador pequeños archivos de texto llamados "cookies" para mejorar la experiencia de navegación, y la ley (estúpida) me obliga a informarte. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar