Y es que ante las penurias de la situación económica, ya que no sabemos si la publicidad aguantará la crisis en estos días en que los eventos sobre Internet se hacen eco de ello, ya que es la pregunta que todos se hacen y se estudian nuevos modelos como la publicidad contextual, algunas propuestas alternativas y modelos a seguir, donde incluso se elaboran documentos de guía ante la crisis digital, frente al optimismo de otros y la defensa inteligente de unos pocos … ¿que nos queda? …

Nos queda la imaginación. Y de esta han echado mano algunos bloggers, proponiendo un modelo no exento de polémica, no por el derecho que tienen a gestionar la publicidad como mejor les convenga, que esto de los blogs no es gratis cuando tienes un tráfico que soportar, sino porque enseguida se asocia a maniobras similares con fines menos altruistas; me refiero a las subastas.

Y es que me parece genial que Xeduced o Soy Plastic hayan dado el paso adelante de traer a la blogosfera hispana las subastas de banners ‘inline’, promovidas por el propio blogger, eliminando así intermediarios. Lo que pasa es que la misma palabra “subasta” tiene aspectos peyorativos de “venta al mejor postor“, de que parece que se hace “todo por la pasta“. Pero no, esto no es culpa de estos buenos amigos y mejores bloggers que han puesto las cartas sobre la mesa ante la carencia de publicidad gestionada que realmente ofrezca algo, sino que es culpa de otros malos usos, de la perversión que realizan otros y nos afectan a todos.

Si, has acertado, en el caso de la red me refiero a las subastas de dominios. ¿Es que no está la cosa lo suficiente cruda como para que haya gente que se dedique a inflar los precios de ese básico para el blogger como es el dominio?. Cada día hay mas gente que se dedica a comprar dominios a 4 euros para pretender inflar los precios de estas marcas online, pero no para encarecer el producto a las casas comerciales sino a cualquiera que quiera iniciar un proyecto personal y ¡Ah, sorpresa! se encuentre con que el dominio de sus sueños ha pasado en pocas horas de costar 5 euros a 50, y no digamos si el nombre ha caído en gracia.

Lo mas triste es que muchos de esos dominios quedan aparcados sin comprador y sin uso, ni para el que lo quería honestamente para su blog, ni para el que pretendió ganar unos euros pero sin el mas mínimo interés en aprovechar ese dominio para dar cuerpo a una idea o proyecto … mas allá de su propio beneficio económico.

Y es que este negocio de los domainers de medio pelo, hasta ahora reservado a los cuatro avispados que andaban a la zaga de las marcas comerciales, se ha prostituido al extremo, copándolo legiones de indocumentados que pretender sacar cuatro cuartos a gente si recursos, solo con ganas de tener su espacio en la red. Coño, si hasta te pisan los nombres de usuario de Twitter y pretenden vendértelos (doy fe). ¡Anda y que os den!, meteoslos donde os quepan. Solo deseo que arruinen su pobre economía invertida en tratar de provocar un desfase de precios en los dominios, por pretender emular a los intermediarios sin escrúpulos que consiguen que un melón que en la huerta vale 0,19€ el kilo llege a la tienda a un precio 8 o 9 veces por encima del precio pagado al productor.

Volviendo al asunto de la subasta de banners en el blog propio, esto es otro asunto, que no tiene nada que ver, pues precisamente aboga por justo lo contrario, por la eliminación de intermediarios. Así que ¡Ole!, que vendáis muchos y, de paso, se vea el valor de nuestros espacios, ese mismo que nos cuesta mantener a pesar de la incomprensión (y desconocimiento) de algunos.

Valora este artículo para mejorar la calidad del blog ...

PobreRegularEstá bienMuy buenoExcelente (sin valoración aún)
Cargando…

¡SUSCRÍBETE A NAVEGANDO CON RED!

Si no quieres perderte ninguna publicación suscríbete a la lista de correo. Recibirás solo un email diario y solo si hay nuevo contenido.

Eventualmente recibirás contenido exclusivo y ofertas especiales.

Este blog instala en tu ordenador pequeños archivos de texto llamados "cookies" para mejorar la experiencia de navegación, y la ley (estúpida) me obliga a informarte. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar