Hoy, el día en que me presento como candidato a la alcaldía de Collado Villalba por UPyD, podría contarles que llevo más de 35 años viviendo en esta ciudad a la que llegué cuando aún era un bonito pueblo, o que estoy felizmente casado y con tres hijos, también podría relatarles mi experiencia profesional, incluso mi escaso currículum político, pero creo que les debo una explicación: ¿por qué estoy aquí?.

Desde que decidí dar un paso adelante y comprometerme en la política lo que más escucho es frases como “no sabes donde te metes” o la variación “¿como te has metido en eso?“, incluso algún amigo me regala un “ánimo“, casi con tono de funeral todo hay que decirlo.

Y es que el hecho de que la clase política tiene una pésima imagen entre la ciudadanía es absolutamente manifiesto, y bien ganado.

Y mi respuesta a esa realidad es que hay que devolver a la política la dignidad de una profesión de servicio público que existe para garantizar los derechos de los ciudadanos. ¿Parece simple verdad?.

Tengo que reconocer que cuando decidí involucrarme en la tarea política me costó encontrar referentes, y mucho más un partido político que aglutinara lo que, no yo, sino lo que cualquier persona pudiera reconocer como señas de identidad propia. Porque si, todos podríamos afirmar fácilmente que hay valores que cualquiera debe defender, casi siempre cuestiones que, por simples que parezcan, no dejan de ser los motores de toda sociedad.

Estoy hablando de obviedades como el derecho a la justicia y la educación, como la transparencia de las cuentas públicas o la igualdad de oportunidades. Y, fíjense por donde, encontré un partido al que ya se nos llama “el partido de las obviedades“, y es precisamente por el hecho de defender cuestiones sencillas, que todo el mundo entiende, pero no por eso más fáciles de llevar a cabo, más bien al contrario. También nos llaman otras cosas, no todas malas, como que “somos un partido sin ideología“, y digo que no todas malas porque esto es una virtud, la virtud de tener ideas en vez de ideologías, porque el ciudadano a los políticos les exige soluciones, no literatura ideológica.

Pero es cuando te comprometes con las las ideas, con las cosas sencillas, cuando más cuesta que las jerarquías políticas, hace tiempo alejadas de los ciudadanos, te dejen conseguir garantizar lo que para cualquier persona es fundamental, cuando más difícil parece que la política se ocupe de garantizar los valores y principios básicos. Pero fíjense en el efecto revelador de la sencillez, fíjense en los resultados de contar la verdad, de llamar a las cosas por su nombre.

Si, estoy hablando de lo mucho que ha conseguido UPyD, un partido pequeño en tamaño pero grande en principios, un partido que, a través de su portavoz y única diputada en el Congreso de los Diputados, Rosa Díez, mujer también pequeña en tamaño pero grande en principios, ha conseguido que lo que al principio negaban con su voto el resto de partidos, hoy lo estén suscribiendo ante la evidencia de la realidad.

Cuestiones tan básicas como el derecho a la libre elección de la lengua, la defensa de una educación libre e igual para todos, de garantizar una sanidad solidaria, de revelarse ante la extorsión del asesinato, cosas tan elementales como de evitar el derroche de la duplicidad en el gasto … esas cuestiones básicas, que cualquier español entiende, hace tiempo las proponíamos y los grandes partidos,  grandes en tamaño pero pequeños en principios, votaban en contra. Y hoy, rendidos ante la evidencia de la realidad, no les queda menos que proclamarlas, procurando apropiarse de las ideas si, y las promulgan como si siempre hubiesen sido parte de su ideario.

¿Significa esto que por fin esa vetusta clase política ha entendido cual es su trabajo?, lamentablemente no, es puro oportunismo, en realidad no están convencidos de lo que nosotros, los ciudadanos, defendemos y ellos ahora proclaman, pues pretenden robar, no a UPyD sino a la sociedad, el patrimonio de las ideas sencillas. Y lo peor es que para ellos son solo palabras, en realidad no creen en ello, simplemente tratan de recuperar los votos que ven que se les van, votos que pensaban que eran suyos y descubren que son de cada ciudadano.

Y son estas cuestiones básicas por las que me decidí a ofrecerme para hacer política, no como político de clase, sino como servidor público dispuesto a trabajar lo mejor posible para llevar, también a la administración municipal, las ideas básicas y sencillas que necesitan los vecinos.

Porque los grandes principios no solo no son ajenos a los pueblos sino que es aquí precisamente donde más importancia tienen, por su cercanía a la gente, porque es donde más se palpa la política y sus efectos en la sociedad.

También me preguntan, como no, cómo llevar esos principios básicos de convivencia y democracia a la política municipal, habitualmente ocupada con asuntos del día a día, con cuestiones de ordenamiento urbano o licencias. Pues bien, resulta que es en esta política cercana, donde el vecino trata a diario con aquellos a los que ha votado para que administren su ciudad, donde más importancia tienen las grandes, y al mismo tiempo sencillas, cuestiones.

Porque mañana, cuando represente a los vecinos de mi ciudad, si es que así lo deciden con su voto, a la hora de tomar decisiones y votar, no lo haré pensando en si es una cuestión de izquierdas o derechas, sino en si con mi voto estoy garantizando cuestiones básicas como la solidaridad, la equiparación de derechos, la transparencia institucional, la igualdad y la eficacia en la gestión del dinero del ciudadano.

Cuestiones que han quedado reflejadas en el programa político que hemos estado elaborando durante meses y que, hace pocos días, ha sido aprobado por los afiliados de UPyD de Collado Villalba, un programa cuyos puntos fuerza, las motivaciones de este cambio de que les hablo son las estas 5 ideas:

  1. Regeneración democrática de las instituciones locales a través de una administración transparente que permita a los vecinos conocer y controlar en que se emplean los recursos municipales.
  2. Un modelo nuevo y efectivo de participación ciudadana, entendida como el ejercicio de un derecho y una responsabilidad. El vecino no debe ser un mero espectador de la vida municipal; sus propuestas deben ser tenidas en cuenta por el Ayuntamiento.
  3. Gestión eficaz, rigurosa y transparente de la hacienda pública que permita, entre otras cosas, reducir el endeudamiento municipal, para así liberar los recursos necesarios para revitalizar la ciudad.
  4. En colaboración con todos los sectores que componen el tejido empresarial, comercial y asociativo del municipio, confeccionar un Plan de empleo y dinamización económica que defina nuevos objetivos y prioridades, basándose en un nuevo modelo productivo sostenible
  5. Recuperar para Collado Villalba las referencias tanto culturales, como deportivas y de ocio que tuvimos en el pasado reciente para volver a ser la “Capital de la Sierra Noroeste”.

Y no crean que no se puede aplicar esta máxima de las ideas sencillas de la que les he estado hablando a todas las cuestiones, incluso a asuntos puramente locales, piénsenlo un poco y verán que, de nuevo, es más sencillo de lo que parece, si tenemos claros los principios por los que se debe regir un servidor público y por aquello que puede devolver la dignidad a la política: la defensa de los derechos de los ciudadanos.

Muchas gracias

Discurso del 25 de Febrero de 2011 de presentación de Fernando Tellado como candidato a la alcaldía de Collado Villalba por UPyD

Valora este artículo para mejorar la calidad del blog ...

PobreRegularEstá bienMuy buenoExcelente (sin valoración aún)
Cargando…

¡SUSCRÍBETE A NAVEGANDO CON RED!

Si no quieres perderte ninguna publicación suscríbete a la lista de correo. Recibirás solo un email diario y solo si hay nuevo contenido.

Eventualmente recibirás contenido exclusivo y ofertas especiales.

Este blog instala en tu ordenador pequeños archivos de texto llamados "cookies" para mejorar la experiencia de navegación, y la ley (estúpida) me obliga a informarte. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar