La Web 3.0 debe ser la web para mi madre

A continuación tienes la entrevista que me han realizado para PRnoticias sobre Web Semántica …

¿Qué es la web semántica?

Aunque aún no hemos pasado de la Web 2.0 al siguiente estado, la web semántica sería la esperada Web 3.0, un modo nuevo de interconectar herramientas y contenidos, dirigido al usuario, que se valga de inteligencia artificial y conceptualización que permita una web más “usable”, “rastreable” y “humana”, orientada al usuario. Como suelo decir, la Web 2.0 es la web social, y la Web 1.0 era la web para “entendidos”, la Web Semántica debe ser la web para mi madre, donde sea el software el que trabaje para el usuario, el que organice la ingente masa de información actual y nos ofrezca soluciones, no nuevos problemas.

Actualmente ya usamos herramientas que son una aproximación a la Web Semántica, como las Wikis, los documentos colaborativos, algunos acercamientos de buscadores, y el concepto de herramientas interconectadas que nos ofrecen servicios como Google Apps o Zoho, pero aún faltan desarrollos que introduzcan el valor de contextualización hacia el usuario, de simplificación, para que sea una auténtica Web Semántica.

Llevo desde hace 7 años hablando, casi soñando, con la Web Semántica, pero de momento es como Brasil, con un gran futuro aún por desarrollar.

 

¿Cuáles son las potencialidades que tendrá la web 3.0?

El principal objetivo de la Web 3.0 debe ser la interconexión de contenidos y una jerarquización de la información orientada al usuario y la reutilización de esos mismos contenidos.

Pero aquí hay un debate, y es que las potencialidades van en 2 vías: comercial y personal.

  • Para el usuario el mayor potencial debe estar basado en la organización semántica de las taxonomías, en la clasificación ontológica. En definitiva, en que sea el usuario quien decida qué contenido quiere obtener de la web y en qué manera, que es el mayor reto.
  • Para la empresa, incluso para el usuario visto como consumidor, el target se ha definido – incluso por la Comisión Europea en resolución de Septiembre de 2008 – más en la explotación de la personalización y semántica de los contenidos hacia la comercialización de productos adaptados al usuario.

 

¿Cuál será la importancia de las ontologías en la web semántica?

Es básico, sin una interconexión y organización de los contenidos de manera que resuelvan los problemas del usuario mediante un proceso de decisiones en el que el objetivo siempre sea la satisfacción del usuario, y que la máquina aprenda del usuario y no al revés.

 

¿Cuáles son las barreras a las que debe enfrentarse la web semántica para ser una realidad?

La primera barrera para que tengamos una Web Semántica real es la tecnología, las herramientas que nos faciliten esa interconexión, clasificación y disponibilidad de los datos. Hay ya actualmente desarrollos avanzados de conexiones RDF pero hay una base de computación no resuelta: la inteligencia artificial y la enorme necesidad de capacidad de proceso para conseguir resultados “humanos” (semánticos).

A día de hoy las herramientas semánticas, que las hay aunque pocas y en desarrollos tempranos, requieren una curva de aprendizaje demasiado elevada para el usuario, y debemos tender a justo lo contrario, para cumplir el reto principal que comentaba antes.

 

¿Existen algunos ejemplos operativos de web semántica?

Si que hay buenas ideas, la mayoría conceptos, y herramientas relativamente útiles, aunque la mayoría han caído en el olvido, desviándose hacia comunidades sociales, interesantes pero nulas en cuanto a conceptos semánticos. Hablo de desarrollos ilusionantes como Twinte o Noovo que terminaron cerrando por falta de recursos y se reconvirtieron en red social, el primero, y plataforma de juegos, el segundo.

También Google se inició en el mundo de los buscadores semánticos con SemantiFind, otro producto abandonado, del que podemos ver unos pequeños atisbos en el actual sistema de Google Instant, que al menos utiliza la interconexión de bases de datos de distintos servicios y parámetros de Google.

Una ex empleada de Google también lanzó Cuil, una prometedora herramienta de búsqueda semántica pero, como los otros, terminó en el saco de desarrollos abandonados.

Como podéis ver, el panorama no es muy prometedor, y es que los recursos necesarios son ingentes, y actualmente hay proyectos muy rentables comercialmente, como las comunidades sociales, que han parado en cierta medida el desarrollo de la Web Semántica, aunque tratando de incorporar algunos de sus conceptos.

Si tengo que dar algún ejemplo, de estas aproximaciones de concepto, serían DBpedia, un intento mediante RDF de estructurar la información de la Wikipedia para hacerla más accesible en la web. El resto es descorazonador, hace tiempo Michael R. Beckerman montó una lista con 557 herramientas semánticas que, a día de hoy, prácticamente todas están desechadas o reconvertidas en desarrollos menos ambiciosos.

Por no dejar el panorama como un funeral, hay desarrollos interesantes que se acercan a lo que deben ser las herramientas semánticas, como Zemanta, una extensión para bloggers que examina el texto de una publicación para ofrecer contenidos relacionados (imágenes, textos, enlaces) a los que asociar su artículo. Existe como plugin para WordPress (el sistema de publicación más utilizado actualmente) e incluso como extensión para la mayoría de los navegadores modernos.

 

¿Cuáles serán los perfiles profesionales más demandados para desarrollar este concepto?

Hacen falta programadores y expertos en bases de datos relacionales, que trabajen en la búsqueda de la inteligencia artificial necesaria para ofrecer – especialmente – buscadores semánticos, que aprendan del usuario y le den un servicio de organización y resultados adaptados de la información.

El campo de la consultoría web profesional es, no obstante, el más demandado actualmente, sobre todo para asesorar a empresas sobre las herramientas disponibles y la idoneidad de las mismas para ofrecer productos orientados al usuario, y también para ayudar a inversores y emprendedores a distinguir el grano de la paja, y es que hay mucha paja de momento.

Y, por supuesto, expertos en usabilidad web, imprescindibles para aportar la visión del usuario sobre las herramientas.

¿Cuáles son los valores añadidos que desde SemanTICae podéis ofrecer al respecto?

En SemanTICae trabajamos sobre todo en consultoría y formación, ofreciendo a empresas y profesionales asesoramiento sobre herramientas que rompan la barrera business-consumer, utilizando las tecnologías actuales y asesorando sobre adaptaciones futuras que ofrezcan ventajas competitivas en unos mercados y clientes finales cada vez más difíciles de alcanzar, no digamos fidelizar, debido al alto nivel de exigencia.

 

Puedes ofrecer tu visión o acotación sobre algún tema no tratado en las preguntas si así lo consideras.

El tiempo de la Web 3.0 o Web Semántica aún no ha llegado, pero es el cambio más necesario en la Web, el que nos ofrecerá por fin una experiencia web realmente humana. Por ello es especialmente importante seguir trabajando en este sentido.

Tanto para el usuario como para la empresa será un avance descomunal hacia una web organizada, fácil de usar y nos permitirá a unos y otros por fin gestionar y aprovechar todos los contenidos que la era de la información conectada nos ofrece.

Por otro lado, aún no hemos aprovechado suficientemente todo lo que ofrece la Web Social (Web 2.0), y es en este sentido en el que SemanTICae trabajamos, enseñando a usuarios y empresas que hay un mundo interconectado y social que conocer, dominar y aprovechar, ya que es el paso previo necesario hacia la Web Semántica.

Valora este artículo para mejorar la calidad del blog ...

PobreRegularEstá bienMuy buenoExcelente (sin valoración aún)
Cargando…

¡SUSCRÍBETE A NAVEGANDO CON RED!

Si no quieres perderte ninguna publicación suscríbete a la lista de correo. Recibirás solo un email diario y solo si hay nuevo contenido.

Eventualmente recibirás contenido exclusivo y ofertas especiales.