Hoy está en toda la prensa la elección a las primarias del PSOE en Madrid, donde se enfrentan Trinidad Jimenez y Tomás Gómez a la candidatura de la comunidad de Madrid, con el objetivo (ambos) de ser alternativa a Esperanza Aguirre, algo que saben de antemano que no va a suceder con casi total seguridad, al menos si de los votos del PSOE depende.

Y es que a día de hoy el partido socialista de Madrid, aún sumido en sus guerras intestinas de familias socialistas, no es capaz de mostrar un frente unido ante la unanimidad de apoyos que, dentro del PP, tiene Esperanza Aguirre. Y es que a “Doña Espe” hay que reconocerle el valor de mantener posturas coherentes con su ideología ante los bandeos de la ejecutiva de su partido que, con Mariano Rajoy al frente, llevan ya 6 años de bandazos políticos, de una incoherencia digna de estudio.

Pero hay otras primarias que están ocurriendo en el más absoluto silencio de los medios y, curiosamente, estas otras primarias si serán decisivas para el cambio en Madrid, y no solo en Madrid. Me refiero al primer proceso real de primarias de la democracia española, el de Unión Progreso y Democracia que se inició ayer y culminará el Sábado 23 de Octubre con la elección, solo en esta comunidad, de candidatos a la alcaldía para las localidades de Alcalá de Henares, Alcobendas, Alcorcón, Aranjuez, Boadilla del Monte, Collado Villalba, Fuenlabrada, Getafe, Las Rozas, Leganés, Madrid, Majadahonda, Meco, Móstoles, Nuevo Baztán, Pinto, Torrejón de Ardoz, Torrejón de la Calzada, Valdemoro y, por supuesto a la presidencia de la Comunidad de Madrid.

No deja de ser llamativo que, antes unas elecciones primarias residuales, las del PSOE en Madrid, haya tal expectación mediática cuando en realidad no cambiará nada independientemente del candidato, pues ambos han sido elegidos por el actual, y gastado, presidente del gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. Solo se entiende bajo el prisma de las tendencias de opinión que cada periódico destila,  unos por afección y otros por desaire; el resultado es que hoy han sido portada en todos los medios unas primarias que no cambiarán absolutamente nada en el panorama político de la comunidad de Madrid.

Y no cambiarán nada porque los partidos políticos mayoritarios no cambiarán sus formas de hacer gobierno, que no política, alejados como están de las necesidades de los ciudadanos y sus problemas reales, enfrascados como siguen en sus debates en clave interna y de posición de poder. No es de extrañar que las encuestas cada vez muestren, en consecuencia, un alejamiento de los políticos y los ciudadanos.

Ante este panorama, futil e inútil, hay unas primarias que si pueden cambiar el modo de hacer política en este país, devolviendo el control de la democracia al ciudadano, regenerando la democracia a lo que nunca debió dejar de ser: un servicio al ciudadano, y  no una carrera de alternancia de poder. UPyD ha iniciado un proceso democrático de elecciones primarias ausente de la democracia española, un proceso en el que no se requieren avales de los poderes internos del partido, en el que todos partimos desde la vocación del servicio al bien común.

Unión Progreso y Democracia inicia así un proceso que, aunque secuestrado de las portadas mediáticas, cambiará el panorama político español en las próximas elecciones de Mayo de 2011, introduciendo algo tan ausente de las instituciones como el sentido común, la eficacia en la gestión  y la búsqueda de los valores que unen al ciudadano en vez de la insensatez de la diferenciación ideológica.

Valora este artículo para mejorar la calidad del blog ...

PobreRegularEstá bienMuy buenoExcelente (sin valoración aún)
Cargando…

¡SUSCRÍBETE A NAVEGANDO CON RED!

Si no quieres perderte ninguna publicación suscríbete a la lista de correo. Recibirás solo un email diario y solo si hay nuevo contenido.

Eventualmente recibirás contenido exclusivo y ofertas especiales.