No siempre ganar un premio, ni siquiera si parte del reconocimiento de tus colegas, puede ser una experiencia completamente satisfactoria.

En mi caso ha habido sus mas y sus menos, a pesar del agradecimiento, y ciertamente ha sido mas el regusto desagradable que la efímera experiencia del hecho de ser premiado.

Ciertamente, estaba mejor como estaba, no necesitaba el premio, y seguro que ni lo merecía.

Valora este artículo para mejorar la calidad del blog ...

PobreRegularEstá bienMuy buenoExcelente (sin valoración aún)
Cargando…

¡SUSCRÍBETE A NAVEGANDO CON RED!

Si no quieres perderte ninguna publicación suscríbete a la lista de correo. Recibirás solo un email diario y solo si hay nuevo contenido.

Eventualmente recibirás contenido exclusivo y ofertas especiales.

Este blog instala en tu ordenador pequeños archivos de texto llamados "cookies" para mejorar la experiencia de navegación, y la ley (estúpida) me obliga a informarte. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar