Cuando veo que en los master de marketing se hace un enorme hincapié en las redes sociales y muy poco o casi nada en los blogs me hace dudar sobre el futuro de los blogs.

Es más, cuando sí se enseña la importancia de los blogs para el SEO y la marca, pero luego ves que todos los alumnos empiezan a publicar artículos irrelevantes, sin nada que aportar, solo tecnicismos en vez de pasión, me dan ganas de enarbolar la espada de Conan y segar todos esos blogs como mala hierba.

Y es que, precisamente en tiempos de aspavientos por las «fake news», las noticias falsas de toda la vida, ahora que los medios de comunicación tradicionales han perdido toda financiación natural y dependen de las regalías de los gobiernos, es cuando los creadores de contenido, bloggers y videobloggers adquieren toda su importancia.

Cuando lees un blog sabes que no hay una línea editorial más allá de la propia opinión del blogger, que no hay más intereses que la propia honestidad y fidelidad con sus lectores, que le medirán por su coherencia, su implicación, su compromiso.

Muchas veces me preguntan sobre cómo posicionar un blog, o sobre si los bloggers tienen futuro, y mi respuesta es siempre la misma: lo que tienes que aportar a Internet es tu propia identidad, lo que te distingue del resto de la web, tu verdad, lo que tú eres y es irrepetible.

Da igual si se ha escrito mil veces sobre cómo crear una tienda online, limpiar las orejas de tu cachorro o el futuro de la economía del país, lo que te diferencia del resto es aquello que te pertenece, tu propia personalidad, tu forma de transmitir, tus experiencias, tu propia voz.

Un blog no es texto escrito en Internet, es una forma de entender la comunicación libre y diferente, y la libertad siempre tendrá futuro.

El futuro de Internet, de la web, pertenece a las voces únicas, diferentes, que tienen algo que contar, que no son para todas las audiencias, sino para su audiencia, sus lectores.

Mientras haya voces independientes y únicas en la web, mientras no dependamos de software propietario o grandes medios con línea editorial marcada por intereses económicos o políticos, los blogs seguirán siendo el último y único refugio de libertad, pero sobre todo de verdad en Internet, no la verdad absoluta, sino un cúmulo de verdades únicas, distinguibles, apasionantes a veces, incómodas otras, pero siempre auténticas y comprometidas.

Si estás pensando en si merece la pena crear un blog personal, de marca, del tipo que sea, piensa antes si realmente vas a aportar algo que te diferencie del resto, de la irrelevancia, si realmente tu persona, o tu marca, tiene una voz propia.

Escrito enviado originalmente para el lanzamiento del estudio sobre blogging 2020.