Como decíamos ayer … la nueva ley relativa a la conservación de datos en comunicaciones electrónicas iba a ser cambiada de modo que la policía pudiese en todo momento conocer la identidad de los titulares de las tarjetas de telefonía en modalidad de prepago.

Esta carencia, teórica, y ahora subsanada por la legislación española (desde hoy mismo) era un hándicap para las fuerzas de seguridad sobre todo a la hora de la persecución de delitos de terrorismo, pero igualmente extrapolable a cualquier otro tipo de delincuencia pues de todos es sabido que si alguien quería ocultar su identidad solo tenía que utilizar un sistema, como el prepago, en el que no fuera necesario ofrecer tus datos a la hora de la adquisición.

prepago.jpg

Todo esto se ha terminado, con el consenso de todos los grupos políticos, aunque hubo voces discrepantes al respecto que han quedado como mera anécdota. Y desde ahora es necesario ofrecer la identidad, y las operadoras tienen la obligación de mantener esos datos durante al menos un año desde la última comunicación del cliente.

Como en cualquier legislación, esta medida tiene su parte buena y su lado perverso. Por un lado, nos pongamos como nos pongamos, es una realidad que este método es el utilizado por narcotraficantes y terroristas para comunicarse entre ellos y poder atentar contra nuestra salud y vida con total impunidad, pero tampoco es menos cierto que si no se controla judicialmente la aplicación de este tipo de legislaciones puede derivar en un menoscabo en las libertades individuales del resto de la población (la mayoría aplastante) que no elegimos el prepago como opción por asuntos ilegales sino como elección de libertad de decisión en nuestras compras y huyendo de los contratos abusivos y engañosos, en muchos caso, de los operadores.

Como siempre, pagamos justos por pecadores, mientras no nos demuestren, con una aplicación legal y minuciosa de la nueva reglamentación, que nos equivocamos. Yo al menos me reservo la libertad de desconfiar ante cualquier menoscabo de la libertad individual y me enoja el hecho de que tengamos que pagar por los delitos de otros.

(Inspiración:La Flecha)

Valora este artículo para mejorar la calidad del blog ...

PobreRegularEstá bienMuy buenoExcelente (sin valoración aún)
Cargando…

¡SUSCRÍBETE A NAVEGANDO CON RED!

Si no quieres perderte ninguna publicación suscríbete a la lista de correo. Recibirás solo un email diario y solo si hay nuevo contenido.

Eventualmente recibirás contenido exclusivo y ofertas especiales.

Este blog instala en tu ordenador pequeños archivos de texto llamados "cookies" para mejorar la experiencia de navegación, y la ley (estúpida) me obliga a informarte. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar