El Monitor de Actividad

Hoy os vamos a mostrar una de esas aplicaciones que vienen en tu Mac que no siempre son bien aprovechadas, y seguro que descubres que puede serte muy útil.

El Monitor de Actividad

Esta pequeña gran aplicación la puedes encontrar en la carpeta Utilidades que, a su vez, se encuentra dentro de tu carpeta de Aplicaciones.

Una vez dentro, haces doble clic y te encontrarás con una ventana parecida a esta si no has personalizado su interfaz con anterioridad.

En ella puedes ver dos áreas bien diferenciadas. La superior te muestra los procesos activos en ese momento, y la inferior te dará información adicional del uso de tu Mac dependiendo de la pestaña que selecciones. Vamos a ver esto ahora.

Cuanto me gasto

En la primera pestaña puedes ver el consumo de CPU que hacen los procesos abiertos, distinguiendo entre aquellos que tu has lanzado (Usuario %), el propio sistema (Sistema %) y otros procesos inactivos o los llamados “nice”, un tipo especial de proceso que puede asignar el superusuario con prioridad asignada a su gusto (tienes mas información tecleando “man nice” en la ventana de Terminal)Asimismo, puedes ver la suma de procesos que se están ejecutando en tu sistema. Seguramente no coincidirá esta cantidad con los que ves en la parte superior de la ventana del Monitor de Actividad, pero eso verás mas adelante porqué.

Lo siguiente que podemos ver es el reparto que OS X está haciendo con la RAM instalada. De un modo gráfico y sencillo tienes esta información a la vista.

Siguiendo con las pestañas nos encontramos con la de Actividad de Disco, donde veremos en tiempo real las operaciones de lectura y escritura en nuestros discos.

En la siguiente podemos elegir en el desplegable nuestros discos del Mac, tanto internos como externos o extraibles y comprobar la capacidad de los mismos y el porcentaje de uso de cada uno.

Y, por último, en la de Red veremos de modo gráfico el tráfico de red en nuestro Mac, tanto por paquetes como por datos en Kbs.

Te veo

Una vez vista la información gráfica del sistema volvemos a la ventana principal. Y es ahí donde de verdad muestra todo su potencial de uso el Monitor de Actividad.

Antes de entrar en la chicha del asunto os quiero mostrar como configurar lo que podemos ver.

Por ejemplo, si nos fijamos en la barra de herramientas de la ventana, aparte de los botones de acciones hay un par de cosas que debéis saber.

Por un lado está el cajón de búsqueda “Filtrar”. Con el podremos buscar a velocidad de vértigo procesos por nombre de aplicación o daemon que lo busque o…. lo que sea. En esta captura vemos como se comportó mientras escribía dashboard, para encontrar los procesos cargados en el mismo.

Lo siguiente es también importante, y es el desplegable donde elegiremos que tipo de procesos queremos que se muestren. Por defecto, Monitor nos enseña “Mis procesos”, que son aquellos que, bien cargamos desde nuestra cuenta como servicios de arranque, o están asociados a aplicaciones que hemos abierto o son necesarios para la sesión de usuario, como el Finder, por ejemplo. Se detecta claramente porque en la columna “Usuario” solo aparece nuestro nombre de usuario (raro ¿no?)


Ahora bien, si tiramos del desplegable “Mostrar” observamos que podemos ver muuuuchas mas cosas interesantes.

Si marcamos “Todos los procesos” veremos, eso, todos. Y ahí ya vemos mas usuarios y ya empezamos a visualizar nombres que nos suenan menos o bien (aún) no sabemos que son o que hacen. Una versión especial de esta vista es “Todos los procesos, jerárquicamente”, la cual nos muestra todo de nuevo pero con separaciones por tipo de proceso o usuario que lo lanzó.

Procesos del administrador nos enseñará los que necesita el sistema para funcionar y que todo marche a la perfección. Es interesante observar en este punto que, aunque cargados, veremos que no ocupan prácticamente tiempo de CPU salvo el momento en que sean requeridos por una aplicación o actividad del sistema (como imprimir, utilizar un servicio de red, etc). Esta es una de las grandezas de MacOS X.


“Otros procesos del usuario” nos dá poca información valiosa, pero “Procesos activos”, la más dinámica de las vistas, es la que nos mantendrá en todo momento a los mandos de la máquina, chivándose de que se está ejecutando en cada momento.

Por último, los “Procesos inactivos” será nuestro cajón de sastre donde mirar cuando necesitemos mas memoria y queramos liberarla pues ahí estará todo aquello que no parece ser necesario en estos momentos. Si bien, habrá que distinguir siempre y procurar nunca parar procesos del sistema, siendo mucho mas seguro parar los de nuestro usuario. Veremos mucho más fácilmente cuales son y podemos predecir si afectarán en algo a nuestra operatividad con MacOS X.

Además de estos, “Procesos en ventanas” es un modo rápido de visualizar aquellos que están asociados al Windowserver, o motor de OS X de carga de aplicaciones en el Finder. O sea, las aplicaciones, ya estén cargadas como ventana propia o como icono en el Dock o en la Barra de Mac. Con esta vista será bastante seguro trabajar a la hora de parar procesos.

Antes de meternos en harina, solo comentar que desde los menús del Monitor de Actividad podemos elegir bastantes opciones de visualización, porque aquí solo estamos viendo las columnas más prácticas, pero hay mucho mas.

Y, por último, algo que es de notoria actualidad, y es que una de las columnas curiosas de la ventana es la de “Clase”. Y es porque ahí podemos ver si el proceso que se está ejecutando está diseñado para PPC o Intel. Se pregunta muchas veces en los Foros de Soporte como saber si algo se está ejecutando nativamente o bajo Rosetta, pues bien, aquí puedes verlo. Repasa las capturas anteriores por si no te habías percatado de este detalle.


Manos a la obra

Una vez hemos visto la interfaz, y toda la información valiosa que nos puede mostrar, vamos a tratar de hacer algo mas con esta interesante aplicación.Para ello, usaremos bien los menús de la aplicación o, si hemos personalizado la barra de herramientas (como es mi caso) para que muestre lo necesario, desde los botones de la misma ventana.


El primer botón que encontramos es el de “Salir del proceso”, pero es algo arriesgado aún meternos con el. Será el que utilicemos mas a menudo en el futuro, pero antes es mejor trabajar con red y funcionar con el siguiente botón: “Inspeccionar”, y con el vamos.

Si seleccionamos cualquier proceso en la ventana principal veremos que se activan los botones, pues bien, elegimos uno y pinchamos en “Inspeccionar”. Nos sale esto en primer lugar.

Vemos tres pestañas, y la primera nos muestra la información general del proceso, enseñándonos tanto el proceso que lo carga, en este caso el “Dock (104)”. Has de saber que puedes pinchar en este nombre de proceso “padre” y te mostrará la misma ventana pero la suya propia. Aquí la prueba:

Siguiendo con la ventana vemos que, además de la información de uso de memoria, CPU, puertos abiertos y otros, tenemos dos botones; “Muestra” y “Salir”. Si pulsamos “Salir” obtendremos lo mismo que con el botón que comentaba antes en la ventana principal, el de “Salir del proceso”, pero antes será mejor que aprendamos mas del proceso que estamos inspeccionando a ver si es seguro apagarlo o no.

Para ello podemos mirar en las otras pestañas, comprobando en la de “Memoria” como aprovecha nuestra preciada RAM el susodicho y, mas interesante, sobre todo en procesos de red y para los efectos de lo que estamos hablando, los “Archivos y puertos abiertos”. Aquí vamos a ver todas las dependencias que nuestro proceso tiene con otros archivos del sistema, y adivinar sobre qué estamos actuando en el caso de decidir pararlo.

Si acaso, antes de decidir si pararlo, podemos pinchar en el botón “Muestra”, donde nos aparecerá información enormemente detallada de los hilos, actividades, etc del proceso. Ciertamente no puedo explicar que es lo que se puede aprender de ello porque no soy programador ni aspiro a ello, pero puede que a alguno os sirva de algo.


Entretanto, nos guiaremos por la pestaña, mucho más fácil de analizar de “Archivos y puertos abiertos”. Ahí podemos ver la ruta de los archivos con dependencias, podemos comprobar si es un proceso de usuario (501) y de cual, además de mucha mas información que, también, escapa a mi comprensión.

Bien, pues una vez decididos que, como es el caso, queremos parar el proceso le damos al botón de “Salir”. Como es habitual, MacOS X nos pedirá confirmación, dándonos a elegir entre cancelar esta acción, salir del proceso o incluso forzar el paro del mismo si se pusiera remolón, al igual que conseguimos con las aplicaciones desde el Finder.

Una vez parado el proceso tendremos algo mas de CPU y RAM para ejecutar aplicaciones a nuestro antojo.


Un ejemplo curioso

Para finalizar, quiero mostraros algo que se ha comentado muchas veces y es el efecto que tiene el modo de cierre de ventana, contra cierre de aplicación (en windows) sobre el uso de CPU y memoria.Si vemos una aplicación totalmente Mac como es Safari, vemos que mientras carga una página muy cargada de RSS, java e imágenes consume lo suyo…

Pero si cerramos la ventana, sin salir de la aplicación, vemos que consume CERO y sin embargo aparecerá con inmediatez a nuestro requerimiento de navegación.

Ahora bien, si hacemos lo mismo con una aplicación menos optimizada para MacOS X, como por ejemplo Microsoft Excel, en esta ocasión vemos que aún después de cerrar la ventana tenemos prácticamente el mismo consumo de nuestros preciados recursos que antes.

(por cierto, veréis que el consumo es bajo en ambos casos, pero no pude ejecutar proceso alguno mientras hacía la captura porque perdía el enfoque, no así con Safari que pude dejar cargando una página de las peliagudas)

Espero os haya al menos entretenido esta miniguia. Si aprovecháis algo mas vuestro Mac después de su lectura me habré dado por satisfecho.

Valora este artículo para mejorar la calidad del blog ...

PobreRegularEstá bienMuy buenoExcelente (sin valoración aún)
Cargando…

¡SUSCRÍBETE A NAVEGANDO CON RED!

Si no quieres perderte ninguna publicación suscríbete a la lista de correo. Recibirás solo un email diario y solo si hay nuevo contenido.

Eventualmente recibirás contenido exclusivo y ofertas especiales.