Hay gente que dice que la publicidad es mala malísima, que interfiere en los contenidos, pero yo discrepo enormemente de esta falaz idea, más propia de gente que desconoce ciertas realidades básicas acerca de la publicación de contenidos.

Y es que, si bien es cierto que no hace falta publicidad para tener un blog personal, cuando hablamos de información especializada, cuando queremos seguir a un blogger o un blog de calidad, hay veces que la publicidad es casi imprescindible. En muchos casos, usar un bloqueador de anuncios para el navegador sería como descargarte ilegalmente música de tu músico favorito, con lo que podrías incluso poner en peligro que ese artista vuelva a poder publicar en el futuro. Y no, no es llevar las cosas al extremo, ni muchísimo menos.

Sin publicidad hoy no sobrevive ningún medio de comunicación, salvo que lo paguemos todos los españoles claro.

Cuando descubres una web de calidad, en la que encuentras respuesta a tus inquietudes o necesidades, cuando en un foro se te ayuda altruistamente, cuando un blog publica a diario información gratis de gran calidad ¿por qué eres tan capullo de bloquear los anuncios de ese sitio?.

Vale, que tu eres un megauser, que “pasa de la publi”, entonces ¿en qué te molesta?. Si es así seguramente leerás el contenido desde tu lector de RSS feeds, no digamos con el “Lector” de Safari 5. Seguro, además, que sabes que la publicidad solo la ve el usuario medio de Internet, no el power user, entonces ¿para qué joderle esos pocos euros al autor/editor del sitio?.

Bien es cierto que hay sistemas de publicidad realmente molestos e intrusivos pero, antes de quitar la posibilidad al webmaster del sitio de seguir ofreciendo material de calidad, es mejor que le animes a no usar esos formatos molestos y, por supuesto, nunca hacer clic en ese tipo de anuncios fastidiosos que hacen, a veces, levantar de la silla.

Son muchas las ocasiones en que he visto a gente con sitios web, blogs y foros buenísimos que un buen día han decidido poner Adsense en su sitio, o han llegado a insinuar cobrar por contenidos de alta calidad adicionales (he dicho adicionales) y ¿sabes cual fue la respuesta siempre?, pues que había impresentables, lurkers, chupópteros, que les ponían de hijoputa para arriba. Totalmente desproporcionado, y que en algunas ocasiones conseguían desanimar del todo al blogger/comunity manager/webmaster vista la respuesta de su “audiencia”.

No seamos exagerados con este tema, seguro que hay talibanes anti-publicidad, como de todo, pero los anuncios – en su justa medida – no perjudican al visitante de una web, al contrario ¿no lo habías pensado?, pues si, y hay varias razones para ello …

La primera que suele achuchar el zapato de todo generador de contenido es que las webs cuestan pasta, y tu visita diaria – y la de otros miles de usuarios – encarecen el producto (alojamiento, memoria, recursos). Esos anuncios que ves garantizan que el autor/editor pueda seguir ofreciéndote lo que buscas a diario en ese sitio.

Es más, imagina que un blogger estupendo, que publica un contenido fantástico, puede – gracias a rentabilizar un blog propio – dejar su trabajo actual y publicar más contenido interesante. ¿Le bloquearías los anuncios para que tenga que cerrar su blog y tener que volver a fichar, y tu perderte más información genial?.

También hay ocasiones, cuando se usa publicidad basada en el contenido, en que los anuncios pueden aportarte algo. Algo que veo a diario en Ayuda WordPress es que, por ejemplo, publico algo relacionado con hosting o alojamiento especializado en WordPress, y junto al post salen anuncios que ofrecen este tipo de servicios, pues está aportando un valor añadido, y no molesta.

Y si ya entramos en las webs profesionales, de empresas que quieren desarrollar su modelo de negocio en Internet, debes saber que sin la publicidad hoy en día es imposible (o casi) lanzar proyectos nuevos en la red. La alternativa son los patrocinios y, ¿qué crees que compromete más la independencia de un sitio web, un patrocinio o anuncios de contexto?. Piénsalo un poco.

Pero no, no lo pienses a la ligera, o podrías llegar a pensar que hacer dinero en la red es algo malo o reprobable, y no lo es. Amigo, malas noticias, actualmente no hay mecenas filántropos que apoyen proyectos web porque sí, por su amor a Internet. Y pretender vivir de ofrecer un servicio o producto en Internet es tan lícito como hacerlo en cualquier otro ecosistema. Y no, no se hace uno millonario de la noche a la mañana, como mucho se consiguen pagar las facturas … sino te bloquean los anuncios, claro.

Valora este artículo para mejorar la calidad del blog ...

PobreRegularEstá bienMuy buenoExcelente (sin valoración aún)
Cargando…

¡SUSCRÍBETE A NAVEGANDO CON RED!

Si no quieres perderte ninguna publicación suscríbete a la lista de correo. Recibirás solo un email diario y solo si hay nuevo contenido.

Eventualmente recibirás contenido exclusivo y ofertas especiales.

Este blog instala en tu ordenador pequeños archivos de texto llamados "cookies" para mejorar la experiencia de navegación, y la ley (estúpida) me obliga a informarte. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar