Asisto estupefacto a la catarsis de amor Obámico, a las alabanzas a la figura del nuevo mentor del orden mundial que mañana guiará nuestro camino en el planeta Tierra. Desde que este hombre de edad media, perteneciente a la clase dominante de toda la vida, apareció con el slogan hecho a la medida de “personas en riesgo de exclusión“, el famoso “Yes, We Can“, se nos ha ido un poco la cabeza a todos, y estamos idolatrando a alguien que, seguramente, nos defraudará.

obamamania

Parece que estos días, obnubilados con un esperanzador futuro de amor y paz demócrata – el mismo partido que tardó un siglo en aceptar a los negros como algo mas que material de labranza – en el que San Obama nos lleve a la paz mundial, la esplendidez económica y el amor libre, se nos olvida algún matiz importante.

El señor Barak Obama es parte de la clase dirigente de la mayor economía del mundo, y ni esa imagen descafeinada (nunca mejor dicho) que nos han ofrecido los expertos en márketing, ni las promesas de un mundo mejor – que no sin guerras -, ni la aparente apertura de la cerrada mente del norteamericano medio, hará que Obama sea un presidente distinto.

obamamania_2

Se le ha pretendido igualar a Kennedy (el primero de los asesinados, aunque valdría cualquiera), ese presidente norteamericano, también de la clase dirigente y millonaria de toda la vida, que obtuvo la gloria post-mortem gracias a las balas perdidas de vaya usted a saber quien, y adornado por la conspiranoia neohippie. No contento con eso ayer mismo pretendió emular a Abrahan Lincoln, con ese viajecito en tren, joya para la pléyade de acólitos con cámara digital al cuello.

Pero lo peor de todo es que no solo ha provocado ese éxtasis de los sentidos en el público norteamericano sino que en el resto de países, la clase política soñadora y, al tiempo, fracasada en sus propios países, lo han acogido como el redentor de todos los males de este mundo. Han pasado de la Americanofobia a la Obanamanía en un abrir y cerrar de ojos, como si a partir de mañana el gobierno de los U.S.A. fuera a dirigir nuestras vidas hacia un futuro de amor, paz y rios de leche y miel.

obamamania_1

Y no, queridos Obamamizados, a partir de mañana todo seguirá igual. El Presidente de los Estados Unidos de Norteamérica seguirá velando por los intereses norteamericanos igual que los anteriores presidentes, seguirá rindiendo pleitesía a los patrocinadores de su campaña (¡anda, que curioso, los mismos que los de los otros candidatos!), los verdaderos poderes del estado, como en cada estado.

¿O es que te pensabas que el programa político de Obama era acabar con las fronteras, repartir las ganancias de los ricos entre los pobres de la tierra y regalar marihuana por las calles?. A ver ¿es que nos hemos vuelto todos gilipollas de repente?. Porque si, hé de reconocer que los americanos saben publicitar lo suyo como nadie, hasta sus fracasos nos parecen heroicos, pero de ahí a perder totalmente el sentido, me parece a mi que debemos ser un poco mas reflexivos ¿no te parece?.

Mas nos valdría mirar hacia nuestra casa y exigir a los políticos a los que hemos votado que se preocupen por los problemas de su país, por mejorar las condiciones sociales, fomentar la economía y acabar con la violencia y el terrorismo, y no dejarnos llevar por ilusiones, por un nuevo mesías negro venido del otro lado del Atlántico. Dejemos que ese telepredicador del smiley se ocupe de sus asuntos, y decepcione como todos los presidentes de los EE.UU., y ocupémonos de nuestros propios problemas.

Valora este artículo para mejorar la calidad del blog ...

PobreRegularEstá bienMuy buenoExcelente (sin valoración aún)
Cargando…

¡SUSCRÍBETE A NAVEGANDO CON RED!

Si no quieres perderte ninguna publicación suscríbete a la lista de correo. Recibirás solo un email diario y solo si hay nuevo contenido.

Eventualmente recibirás contenido exclusivo y ofertas especiales.

Este blog instala en tu ordenador pequeños archivos de texto llamados "cookies" para mejorar la experiencia de navegación, y la ley (estúpida) me obliga a informarte. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar