Si las barbas de tu vecino ves pelar …

Ya sabes, “… pon las tuyas a remojar”.

Eso es lo que parece que están percibiendo los directores de los medios tradicionales en estos tiempos en que la blogosfera, nuevo periodismo o ciberperiodismo está encontrando un nicho de lectores que la prensa tradicional pierde al mismo ritmo.

Los diarios en papel llevan tiempo tratando de fidelizar a los lectores con mercadeo, ofreciendo enciclopedias, vajillas, hasta el croisant diario, que se yo. Y el efecto es justo el contrario, pues el “nuevo lector” atraído por estas ofertas no permanece fiel al medio sino que salta de flor en flor a la caza del regalo.

Ni siquiera el hecho de realizar versiones web de los diarios les ha facilitado romper la brecha digital pues en muchos casos simplemente han trasladado la información del día a otro formato, incluso han mantenido el mismo “tempo” de la versión en papel.

prensa

Ahora bien, en los últimos días estamos asistiendo a un cambio de orientación, a declaraciones que apuntan otra dirección. Y parece que esta vez van en serio.

En pocos meses, la Vanguardia Digital ha cambiado el diseño de su web, La Estrella Digital (decano de los diarios en red) ha anunciado un cambio radical en el concepto, LaRazón.es ha remodelado (poco) su caduca web, ElMundo.es vio como Prisa le quitaba a casi todo el equipo de redacción, y ElPais.com ha declarado en boca de su consejero delegado (Juan Luis Cebrián) que van a primar los contenidos de la edición digital. Estos son solo algunos ejemplos.

En cualquier caso, dudo bastante que se acerquen de inmediato a lo que es el nuevo periodismo, aún existen muchas rémoras del pasado que les atenazan, muchos viejos vicios (o virtudes según se mire) que se ven siempre tentados de trasladar a las ediciones digitales, muchos profesionales que no entienden que los nuevos medios requieren de nuevos usos, y que no hay que adaptar el ciberperiodismo o Internet a ellos sino al contrario. Es un entorno en el que no se sienten cómodos y al que incluso cuestionan cuando no se atiene a sus modos y costumbres.

Por este motivo, aún vemos páginas estáticas, ausencia de enlaces a otras fuentes, blogs de lectores a los que no se da el carácter adecuado, artículos sin posibilidad de participación, botones de socialización (en el mejor de los casos) poco relevantes, o simplemente sobrecarga de elementos multimedia que denotan mucho presupuesto pero poca idea de las necesidades, usos y tipología del lector de Internet.

La vieja prensa debe entender que no va a poder seguir con el monopolio anterior, que no van a obtener las ganancias millonarias de siempre, o que las tendrán que compartir (democracia) con el resto de la blogosfera, que no van a “ocupar” el espacio del periodismo en red, sino que tendrán que buscar su hueco y ofrecer lo que tienen y le falta a la blogosfera y medios digitales al uso (de esto ya hablaré otro día que también tiene su miga).

Ante este nuevo espectro, deberán abandonar ideas de financiación y volver a “ganarse a los lectores”, pero no al de siempre sino al nuevo lector que ha evolucionado a un ritmo superior al suyo, y al que no han sabido adaptarse a tiempo y ahora están viendo los resultados.

En definitiva, espero que no nos vendan la moto haciendo webs mas “chulas” y se adapten profundamente al nuevo medio.

Fernando T.

Valora este artículo para mejorar la calidad del blog ...

PobreRegularEstá bienMuy buenoExcelente (sin valoración aún)
Cargando…

¡SUSCRÍBETE A NAVEGANDO CON RED!

Si no quieres perderte ninguna publicación suscríbete a la lista de correo. Recibirás solo un email diario y solo si hay nuevo contenido.

Eventualmente recibirás contenido exclusivo y ofertas especiales.