Se ha hablado mucho acerca de la “netiqueta” y la importancia de su aplicación para mantener el buen tono en un medio como Internet, en el que al no poder vernos las caras, se hace necesario algún medio de autocontrol y mantenimiento del buen ambiente con esta limitación.También se ha hablado (y criticado también) de la labor de moderación de blogs y foros.

netiquette2.jpg

En Ciberprensa doy poca importancia a esta labor, aunque entiendo que es necesaria para la supervivencia del blog, así como para el mantenimiento del buen ambiente. No obstante, las limitaciones en los comentarios que ejercemos son las mínimas. Aparte de un plugin para evitar spam y que es necesaria la aprobación del primer comentario, el resto es libre y solo sabemos que alguien ha escrito algo cuando revisamos el panel de comentarios.

Pero no siempre los usuarios han entendido la importancia de la netiqueta y la moderación. Y aunque se explique en varios lugares siempre hay veces en que podemos creernos en el derecho a escribir libremente, metiendo la bota en el barro sin tener en cuenta las consecuencias para unos y otros de lo que estamos haciendo.

En ocasiones hay acciones de moderación que no están bien vistas, e incluso algunas en las que el usuario se ve “obligado” a exponer su desavenencia en público. Normalmente, aparte de explicarla y de citar el respeto y la buena educación, se debe tener en cuenta que estas acciones a veces son necesarias aunque se pretenda evitarlas. Si abordamos este tema, en forma de artículo, es porque pensamos que hay factores que normalmente escapan a los lectores pero que no puedo obviar debido a sus posibles implicaciones.

netiquette.jpg

La Ley y la utopia digital

Recientemente, y cada vez mas, se están condenando sitios web por textos contenidos en sus páginas. Aparte de asuntos que os sonarán a muchos como la denuncia de la SGAE contra la Asociación de Internautas por tener alojado”putasgae.org“, o denuncias contra “esgay.com” por injurias en su particular “broma” de incluir nombres antes del dominio principal, o la petición de 5 años de pena contra los promotores de la web “noalaguerra” de nodo50.org. Hay otros mas recientes, como la denuncia a pagar una indemnización millonaria a la web “jujuy.com” por un mensaje anónimo escrito por alguien, también anonimo, en su libro de visitas o la mas reciente a Merodeando.

El hecho de considerar esto como un espacio virtual, que lo es, no lo exime de asumir la legalidad vigente en cada país. Esto, no obstante, es un espacio humano, y las personas que aquí estamos no dejamos de tener derechos y obligaciones por el hecho de vagar, surfear, navegar o lo que se quiera, en la red.

No existe algo como una Anarquía Digital , como se pretende. La ley alcanza a la red. Existen, es cierto, vacíos legales debido a la novedad del medio, pero como personas reales e individuos legales que somos al estar integrados en una sociedad, tenemos que afrontar esta misma y sus normas. De otro modo convertiríamos este espacio de cierta libertad en algo no deseable en vez de una democracia casi ideal en la que estén preservados los derechos y libertades básicos. Bien es cierto que siempre habrá personajes que pretenderán utilizar ese pseudovacío para utilizarlo en su beneficio, pero solo el tiempo les separa de enfrentarse a esa sociedad que pretenden burlar.

Un libelo lo es tanto en la Red como en un medio impreso o cualquier otro. Lo mismo para la suplantación de identidad, el acceso no permitido, robo de información personal u otros delitos. La precariedad de ciertas medidas de seguridad no exime de su culpa igual que no exime en el caso de un robo de una cartera que asoma en el bolsillo.

netiquette4.jpg

NO EXISTEN LOS DELITOS INFORMÁTICOS

Eso es un término que se acuñó en los primeros tiempos, y es un término periodístico no real utilizado al hilo del boom de Internet. Existen los delitos “normales” y su traslación a otro medio, en este caso la Red. Se comete en otro espacio, pero como tal está tipificado en todos los ordenamientos jurídicos. Lo que es legal fuera de la Red lo es también en la Red y en los casos que se detectan carencias se están subsanando por parte de los estamentos jurídicos de prácticamente todos los países desarrollados.

Legislación española

Además de lo anterior, recientemente se han vertebrado legislaciones específicas para paliar ciertos vacíos o lagunas existentes. En este sentido, y ya aplicado a lo que nos compete, la responsabilidad de los prestadores de contenidos en la red está delimitada claramente en la Ley 34/2002, de 11 de Julio, de Servicios de la Sociedad de la Información y del Comercio Electrónico, mas conocida como LSSI. Esta, es un texto legal surgido como transposición de la Directiva 2000/31/CE sobre comercio electrónico.

Como término general, y sin entrar demasiado en lenguaje legalista, la LSSI remite la responsabilidad de los prestadores de servicios de la Sociedad de la Información a los términos generales de la responsabilidad civil, penal y administrativa del ordenamiento jurídico, estableciendo también un marco regulatorio específico para estos prestadores intermediarios.

Aún a pesar de que en su artículo 13, la LSSI establece que estos prestadores de servicios solo son responsables de los contenidos que ellos mismos elaboren, queda patente y vigente la responsabilidad subsidiaria y solidaria de estos mismos contenidos, si algún procedimiento legal así lo requiriera, en caso de no demostrarse la exoneración de responsabilidad. Vamos, que a pesar de que existe la presunción de inocencia, puede suceder como en el caso de “jujuy.com“, que un Tribunal determine que, bien por falta de diligencia en la retirada de contenidos injuriosos o del tipo que sean, o por falta de identificación de un tercero u otras causas, el sitio web continente de esos contenidos sea responsable legal de los daños que provoque.

Aspectos prácticos

Y ¿que tendrá que ver este rollo conmigo? te preguntaras.

Pues mucho, aunque no lo creas. Esta responsabilidad por delitos cometidos al escribir en los blogs (ya sea por injurias, difamación o cualquier otra variedad) es algo que por supuesto Ciberprensa no tiene la menor intención de afrontar. No tenemos ni medios ni ganas de enfrentarnos a un proceso legal porque alguien, en un momento dado, se crea en el derecho de utilizar esta, que no es su casa, sino la de todos pero con unos responsables directos de la misma, a realizar afirmaciones, basadas o no en su experiencia, que puedan comprometer la vida del blog, o incluso poder provocar problemas legales a sus titulares.

Esto, desde luego, no es nuevo o no debería serlo pues las normas de educación, respeto, han existido siempre. Pero conviene recordar de vez en cuando que se puede estar muy a gusto, se puede debatir, discrepar o incluso enfadarse… pero nunca faltando al respeto, insultando a presentes o ausentes, no se puede injuriar a personas o empresas, no se pueden lanzar acusaciones en el blog que debieran presentarse en un juzgado acompañadas de las pertinentes pruebas, etc.

El límite entre una cosa y otra es a veces difícil de encontrar, pero de hecho se puede. Se puede contar una mal experiencia sin afirmar que tal persona es un moroso, o tal empresa una estafadora. Hablando de experiencia propia, y después de denunciar, se puede decir casi todo.

netiquette3.JPG

Sabemos que no siempre serán bien entendidas las acciones de moderación, cuando borremos un comentario, o cerremos una discusión, o editemos parte de una afirmación incluso baneando al que la realizó, pero siempre que se haga será por el bien de todos, por la supervivencia de Ciberprensa y el respeto a las personas, que es un bien que debe salvaguardarse en la sociedad y en esta pequeña casa nuestra en la que nos encontramos tan agusto y que queremos poder disfrutar mucho tiempo.

Un saludo y seguid disfrutando en este, vuestro blog.

Valora este artículo para mejorar la calidad del blog ...

PobreRegularEstá bienMuy buenoExcelente (sin valoración aún)
Cargando…

¡SUSCRÍBETE A NAVEGANDO CON RED!

Si no quieres perderte ninguna publicación suscríbete a la lista de correo. Recibirás solo un email diario y solo si hay nuevo contenido.

Eventualmente recibirás contenido exclusivo y ofertas especiales.

Este blog instala en tu ordenador pequeños archivos de texto llamados "cookies" para mejorar la experiencia de navegación, y la ley (estúpida) me obliga a informarte. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar