La buena salud de la Web 2.0

La Web 2.0, los blogs, Twitter, las redes sociales, gozan de una estupenda salud a pesar de la legión de agoreros que nos rodean por ahí. Y no digo esto porque si, porque yo me dedique profesionalmente a la información online, sino porque hay signos que demuestran esta afirmación, que rompen con el mito de que esto va a petar un día de estos.

dospuntocero

Aunque hay gente que considera que todavía le falta un hervor, al menos en España, que hay mucha cancamusa aún y poco empresario de verdad, precisamente este término me viene al pelo para denotar algún dato que afianza mi impresión.

Y no, el principal síntoma de la buena salud de la Web 2.0 no es que los medios tradicionales cada vez tengas más blogs, ni siquiera de la incursión de Antonio y José Luis en estos medios, tampoco tiene nada que ver con que Enrique publique un libro de la mano de Planeta, ni de la imparable ascensión de Twitter o la rentabilidad de Facebook o Tuenti. Tampoco tiene nada que ver con que algunos estemos manteniendo a nuestras familias con una nómina dospuntocerista (que no es la que tiene solo dos ceros) ni con otros asuntos de emprendedores, amos o similares.

La verdadera revolución, el auténtico síntoma de que esto de la Web 2.0 hispana está aquí para quedarse es un símbolo, una adaptación más de la vulgaridad a la excepcionalidad: The Tuituza Chronicle.

Tuituza_Chronicle_2

Por si alguien aún no sabe lo que es Tuituza, yo lo definiría como una mezcla entre ElConfidencial.com y ¡Qué me dices! en versión Web 2.0, una especie de columna de crítica mordaz, a veces hasta cruel, del Star System de la blogocosa, twittercosa, dospuntocerismo hispano.

Y no, al igual que con la crónica alegre y rosa en papel, no me gusta este tipo de vanalización y crítica feroz de las personas, creo que es mejor sumar que simplemente cuestionar a los demás desde la palestra del anonimato, pero hay que reconocer que esta versión 2.0 de la crónica “morada” (que no rosa) de las personalidades de la red hispana, esta especie de Perez Hilton patrio, tiene su labor, incluso su transcendencia.

Porque, a pesar de que para nadie es plato de buen gusto ser objeto de las reseñas de Tuituza (incluso parece haber un pacto de silencio para no hablar de ello y así no ser fruto de sus críticas – hay hasta una especie de “quiz” para adivinar quién son), es innegable que este mismo hecho de su existencia, a pesar de que quizás sea lo contrario de lo que pretenden sus perpetradores, lo que consigue es dar carta de naturaleza a la Web 2.0 hispana, llevarla al lenguaje del marujeo, verduleo, patio de vecinas donde se critica al que pasa por la calle, al que se le ve.

aquí hay tomate

Y esta misma vulgarización, esta parodia de trazo grueso, acerca ese mundo que algunos ven como etéreo, de burbuja cancamusera, al común de los mortales, acercando los BlogStars al vulgo, permitiendo que cualquiera opine critique los logros o miserias del famoseo de la Web, igual que haría viendo “El diario de … “.

Ahora solo nos falta otro blog que critique a su vez a The Tuituza Chronicle al estilo de “Sé lo que hicísteis … ” ¿no?

Nota: escribí este post hace un par de días pero ayer Tuituza anuncia que cierra, y no sé hasta que punto esto es como el culebrón de El Tomate, del que otros tomarán testigo como alguno ya ha comentado.

Valora este artículo para mejorar la calidad del blog ...

PobreRegularEstá bienMuy buenoExcelente (sin valoración aún)
Cargando…

¡SUSCRÍBETE A NAVEGANDO CON RED!

Si no quieres perderte ninguna publicación suscríbete a la lista de correo. Recibirás solo un email diario y solo si hay nuevo contenido.

Eventualmente recibirás contenido exclusivo y ofertas especiales.