Periodismo y la opinión del lector

ciego-sordo-mudo

La prensa tradicional cada vez está mas alejada de sus lectores. Hace tiempo que dejaron de hacer su producto para el cliente para pasar a discriminar que tipo de lector quieren con su línea editorial. Y me explico …

Soy un ávido lector de prensa, tanto digital como tradicional, y los rotativos tradicionales hace mucho (si alguna vez lo hicieron) que no ofrecen “información” sino visiones muy particulares de la realidad resguardadas bajo el paraguas de su línea editorial.

Y … ¿que es la línea editorial?, pues muy sencillo, lo que el Director del medio y, por delegación, el Jefe de Redacción, decide que se debe contar en sus páginas, como se debe contar y cuando contarlo. Y no solo ejecutan esta censura previa de contenidos y opiniones en la prensa en papel sino que lo trasladan a sus “versiones” digitales del diario, lo que es mas flagrante si cabe.

Dirás que “¿por que es mas flagrante, no son a fin de cuentas el mismo diario, la misma empresa?”. Pues si, tienes razón, pero es mas penoso a mi modo de ver porque introducen en la Red criterios muy alejados de la difusión de información e incluso opinión. Y no es porque no sea factible tener una línea de opinión en cualquier lugar, es incluso lo normal. El problema, lo que viene a pervertir el concepto, es el hecho de que todos los diarios de la prensa tradicional se suelen adornar de declaraciones de “información veraz”, “noticias contrastadas” e “independencia”, lo que no viene a ser mas que un mal chiste que … maldita la gracia que tiene.

Hace mucho tiempo que en mi país (España) ha surgido un nuevo icono de identidad política y/o de opinión. Hasta no hace mucho las personas se identificaban con orientaciones políticas, filosóficas, sociales o de opinión en base a su filiación, oficial o no, a los grupos identitarios de tales ideas. Pero recientemente, desde hace unos cuantos años, mis conciudadanos se acogen, y lo muestran como bandera de definición ideológica, a la compra de un periódico u otro dependiendo de su línea de pensamiento.

Llegado a este punto, la información no es lo importante, sino la visión que se da de ella, la verdad es irrelevante, pues lo que destaca es el objetivo que subyace tras el titular, y el contenido solo importa si obedece a la búsqueda de la generación de un “estado de opinión”.

Esta politización de los medios tiende a dividir y sesgar, quizás basándose en los principios de la propaganda como hablábamos hace pocos días, lo que lo hace aún mas peligroso y alejado de la libertad, de la capacidad de elección del individuo en definitiva.

No solo eso, sino que no se tiene en cuenta al lector, el cliente, para la generación de contenidos sino que se sigue la línea editorial pretendiendo captar a los ya convencidos, para mantenerlos en la senda marcada, para que no se desmarquen del camino prefijado. Con ello, no solo no consiguen no perder lectores sino que tampoco se abren a la posibilidad de adquirir otros nuevos.

Solo nos queda la observación crítica de la información recibimos y así poder discernir si seguimos nuestro propio camino u otro que nos están marcando. También podemos alejarnos de los medios que veamos incurrir en estas tácticas y elegir aquellos nuevos medios, bloggers, etcétera que nos ofrezcan la posibilidad de elegir, de discrepar, de ser libres … de pensamiento y opinión.

masa siguiendo dudas

Fernando T.

Valora este artículo para mejorar la calidad del blog ...

PobreRegularEstá bienMuy buenoExcelente (sin valoración aún)
Cargando…

¡SUSCRÍBETE A NAVEGANDO CON RED!

Si no quieres perderte ninguna publicación suscríbete a la lista de correo. Recibirás solo un email diario y solo si hay nuevo contenido.

Eventualmente recibirás contenido exclusivo y ofertas especiales.