O eso es lo que parece que nos quieren hacer ver en el Nuevo Herald, donde comentan acerca de las recientes muertes de dos bloggers. No hablamos de la muerte de Internet sino de los que la hacen viva cada día, del tipo de vida que lleva a los bloggers a ser propensos a una muerte temprana.

Los ejemplos que cita son Russell Shaw, un prolífico ”bloguero” de temas tecnológicos que falleció a causa de un ataque cardíaco a los 60 año, Marc Orchant que murió a los 50 años de una oclusión coronaria masiva y del caso de Om Malik, de 41 años, que sobrevivió a un infarto en diciembre. Otros ”blogueros” se quejan de grandes desequilibrios en su peso corporal, de mal dormir, agotamiento y otras dolencias derivadas del constante esfuerzo que significa un ciclo de noticias e información que no cesa.

Es como si ya se pudiese diagnosticar el “mal del blogger”, los usos y costumbres sedentarios que pueden ayudar a que el informador online sea mas propenso a las enfermedades coronarias que el resto de los mortales.

Entiendo que es posible, como en cualquier otra profesión que limite la actividad física, que la escasez de ejercicio, trabajar desde casa, mal-comiendo, sin una disciplina de sueño, paseo, comida, es contraproducente para una buena salud, pero me parece demasiado traído al pelo pretender asociar estos casos concretos a algo genérico del blogger profesional y a cualquier tipo de teletrabajo.

En este sentido, y a pesar de lo tremendista del artículo, hay que tener en cuenta que no es algo que debamos obviar ni menospreciar. El exceso de vida geek, la falta de contacto con aire puro y ejercicio es algo que debe preocupar a toda persona que viva de su trabajo en casa. Para ello deberíamos llevar a cabo una serie de consejos especialmente adaptados al blogger profesional, no solo los de Adseok sino algunos de mi cosecha:

  • Ponte un horario – Asigna unas horas a tu trabajo en casa en vez de estar todo el día revisando tus fuentes para ofrecer la noticia antes que nadie. No puedes dar todas las noticias pero si puedes ser el primero en aquellas que acontezcan en tu horario de trabajo. Estipula tu tiempo de sueño y de trabajo con mas rigidez si cabe de lo que lo harías trabajando en una oficina.
  • Socializate – Asiste a eventos, visita ferias, sal a ver empresas y personas relacionadas con la temática de tu medio. Haz entrevistas en persona. Con esta dinámica, además de forzarte a salir de casa te socializas mucho mas, tus artículos tendrán mas material de primera mano y las entrevistas que realices tendrán siempre un toque personal que solo ofrece el contacto directo.
  • Oxigénate – Imponte al menos una hora diaria para hacer ejercicio fuera de casa. Ya sea pasear, ir al gimnasio o jugar al golf, debes exigirte un mínimo de aporte de consumo de calorías y aporte de oxígeno para tu malogrado cuerpo de blogger.
  • Ergonomía – Elige un buen sillón adaptable y ergonómico para escribir en el que no adoptes malas posturas; si usas un ordenador portátil conéctalo a una pantalla grande para cuidad tu vista; escribe con buena luz, a poder ser natural y buscando un lugar en el que no tengas reflejos; elige un lugar y hora en que no tengas distracciones excesivas.
  • Cuida tu alimentación – Evita la comida rápida. Si no tienes tiempo para elaborar comidas sanas sal a comer a un restaurante que te ofrezca menús equilibrados … y asequibles. De paso sales un rato de casa. Aprovecha y acércate paseando.

En resumidas cuentas, no debes abandonar tu vida y forzar a que lo que era tu ilusión – trabajar desde casa – se convierta en una prisión que te mantenga atado al ordenador y arruine tu salud.

Inspiración | El Nuevo Herald

Valora este artículo para mejorar la calidad del blog ...

PobreRegularEstá bienMuy buenoExcelente (sin valoración aún)
Cargando…

¡SUSCRÍBETE A NAVEGANDO CON RED!

Si no quieres perderte ninguna publicación suscríbete a la lista de correo. Recibirás solo un email diario y solo si hay nuevo contenido.

Eventualmente recibirás contenido exclusivo y ofertas especiales.