En esta época de crisis económica, cuando todo baja menos las preocupaciones es cuando mejor se dan las premisas para lanzarse a nuevas oportunidades, a realizar cambios que en ocasiones de sosegada bonanza no parecerían necesarios.

Digo esto porque hoy se ha roto mi relación contractual con mi anterior empresa (dicho finamente), y lejos de caer en algún tipo de desánimo o incertidumbre, he visualizado las grandes expectativas que se abren ante mi, sobre todo gracias a mi bagaje profesional.

No hay nada en mi futuro cercano que me provoque inquietud, solo ilusión por afrontar retos que hace solo un día, abrigado por una posición cómoda, no me habría siquiera planteado.

No reprocho nada, tampoco me reprocho nada, solo afronto esta nueva realidad con pasión, con ganas de emprender todo aquello que he ido relegando.

¡El futuro es mío!

(Si  quieres participar de mi iniciativa visita las secciones de este PortFolio)

Valora este artículo para mejorar la calidad del blog ...

PobreRegularEstá bienMuy buenoExcelente (sin valoración aún)
Cargando…

¡SUSCRÍBETE A NAVEGANDO CON RED!

Si no quieres perderte ninguna publicación suscríbete a la lista de correo. Recibirás solo un email diario y solo si hay nuevo contenido.

Eventualmente recibirás contenido exclusivo y ofertas especiales.

Este blog instala en tu ordenador pequeños archivos de texto llamados "cookies" para mejorar la experiencia de navegación, y la ley (estúpida) me obliga a informarte. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar