Hace ya tiempo que la conversación parece haberse derivado a las redes sociales, que casi nadie comenta en los blogs. Esto, que no es malo en sí mismo, no obstante es decisión de cada navegante, tiene sus pecadillos, pero nada que tenga que ver con tu blog. Yo, lo reconozco, alguna vez he ejercido de plañidera bloguera pero estaba equivocado, y lo compruebo cada día, la gente comenta en tu blog cuando se cumplen algunos básicos.

Si digo que lo de sacar la conversación de los blogs son pecadillos es porque cualquier día de estos pueden desaparecer esos comentarios, perderse conversaciones, ya sea en Twitter, Google Buzz o Facebook, ya ha pasado antes y nadie puede asegurar que no vuelva a pasar. Pero no es de eso de lo que quería hablar hoy sino de lo que tu puedes hacer por aumentar los comentarios en tu blog y, de paso, dejar de dar la lata, de ponerte pesadito y llorón porque nadie comente en tu blog.

Si te dejas, aquí hay unos consejos para que haya más comentarios en tu blog:

  1. Primero comprueba si realmente alguien lee tu blog. Hay muchos sistemas de estadísticas para comprobar si alguien lee tus entradas así que antes de quejarte de que no comenten comprueba que alguien las haya leído, es lo mínimo ¿no?.
  2. Escribe algo que interese. Si no consigues atrapar la atención de los lectores mucho menos vas a conseguir que les apetezca comentar, parece obvio pero si no lo digo reviento. Cada vez que me he quejado de que nadie comentaba mis artículos he revisado los mismos y he comprobado que, casi siempre, no era lo mejor que había escrito, que ni siquiera yo mismo habría comentado si los hubiera escrito otro.
  3. Parecerá una chorrada pero … comprueba que se puede comentar en tu blog. Revisa las opciones de comentarios de WordPress o el sistema que uses y haz alguna prueba tu mismo. Incluso desconéctate de la cuenta de tu blog para comprobar si los usuarios no registrados pueden comentar. No sería la primera vez que estás esperando comentarios y resulta que algún detalle técnico lo está impidiendo.
  4. Anima a que comenten, a que complementen y/o discutan sobre tu entrada, no pretendas dejar todo por sentado y házselo saber a tus lectores (si los tienes) para que sepan que tu blog está abierto, que pueden dejar su opinión en los comentarios.
  5. Ojo a la moderación de los comentarios, porque a mucha gente no le gusta tener que esperar a ver sus comentarios publicados y, sobre todo si tardas mucho en aprobarlos, puede que se cansen y pasen de volver a comentar. Por supuesto, esto tampoco ayuda a que la conversación sea fluida. Si tu temática no es excesivamente polémica puedes dejar los comentarios sin moderación, y si alguno se desliza demasiado le borras el comentario o se lo editas y arreando, al menos facilitarás la conversación al resto de tus lectores. En cualquier caso es tu decisión, pero debes saber que la moderación es una traba a la conversación.
  6. La gente se ha hecho cada vez más vaga y muchas veces no quieren perder tiempo en rellenar un formulario de comentarios. Ofrece comentar con su perfil de Facebook, Twitter, Disqus o lo que sea, nunca está de más.
  7. ¡Como no!, contesta a los comentarios que te hagan, ya sean preguntas sobre tu entrada, discrepancias, incluso insultos. Tampoco es cuestión de alimentar a los trolls pero si se dirigen a ti contesta, es lo menos. No puedes quejarte de que no comenten si tu mismo no participas en la conversación.
  8. No seas tan sobrado (y confieso que en esto peco yo bastante) dando respuesta a todas las preguntas posibles en tu entrada, deja algo de espacio al lector para que complemente lo que tu has escrito. Si eres demasiado erudito y/o contundente en tus afirmaciones puedes estar limitando la conversación, y es que a la gente no le gusta quedar como un imbécil contestando obviedades, o simplemente diciendo eso de “¡Gran post!“, para eso ya está Twitter o los agregadores, no hace falta rellenar un comentario.
  9. Sé un poquito polémico, y no me refiero a llamar hijoputa a tus lectores o a algún otro colectivo sino que te mojes, que trates los temas mostrando tu opinión, no es un consejo trivial. Si no tienes una opinión sobre lo que te rodea es difícil que la gente se anime a debatir ¿el qué?. No seas prescindible.
  10. Integra los comentarios de las redes sociales en tu blog. Ya que no vas a poder evitar que la gente comente sobre tu entrada donde le de la gana al menos que quede un reflejo en tu sitio y ¿quien sabe? quizás a alguien le anime a comentar viendo que no va a ser el solo. Hay muchos plugins para WordPress, como Backtype connect y scripts que te ayudarán a hacer esto.

Por supuesto, esto no son absolutos sino simples consejos, creo que acertados, y sino nada, estoy esperando los tuyos, ya sé que hay consejos más “directos”, casi siempre relativos a la provocación (y la mayoría de las veces resulta), pero no quería entrar en eso, que tampoco es como para buscarte que te partan las piernas por ganar unos comentarios ¿no?.

Valora este artículo para mejorar la calidad del blog ...

PobreRegularEstá bienMuy buenoExcelente (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

¡SUSCRÍBETE A NAVEGANDO CON RED!

Si no quieres perderte ninguna publicación suscríbete a la lista de correo. Recibirás solo un email diario y solo si hay nuevo contenido.

Eventualmente recibirás contenido exclusivo y ofertas especiales.

Este blog instala en tu ordenador pequeños archivos de texto llamados "cookies" para mejorar la experiencia de navegación, y la ley (estúpida) me obliga a informarte. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar