Parece que esa costumbre por contarlo todo, este abandono de la privacidad que está facilitando la vorágine de las redes sociales, está ya llegando a límites que rayan lo razonable, que pasan de lo curioso a lo patético.

El último caso es el del fiscal general de Utah Mark Shurtleff que, en su perfil de Twitter escribía este mensaje:

“I just gave the go ahead to Corrections Director to proceed with Gardner’s execution. May God grant him the mercy he denied his victims”

O sea:

“Acabo de dar el visto bueno al Director de prisiones para que proceda con la ejecución de Gardner. Que Dios le conceda la misericordia que el negó a us víctimas”

Vamos, que antes de avisar a la familia del acusado Ronnie Lee Gardner, a las familias de sus víctimas, lo está contando en Twitter como quien comparte que se va a tomar un café.

¿Estamos locos o qué?. Que no se puede trivializar en 140 caracteres la muerte de una persona, no se pueden – o no se deberían – compartir en tiempo real este tipo de cosas que pertenecen a lo más íntimo de la vida (y la muerte) de una persona que, por demás, es ajena. Si el señor Shurtleff quiere seguir el juego del gran hermano en tiempo real que ofrecen las redes sociales, si está abducido por el dospuntocerismo que nos invade, que lo haga pero que respete a las víctimas de la ley de su estado, que no se tenga que enterar nadie de que van a ejecutar a una persona por una red social.

Es la traslación de le privado a lo público lo que, en este caso, se hace más patente, porque si hay que informar a alguien los primeros deben ser las familias, tanto de las víctimas del acusado como la misma familia del acusado, y que no se enteren antes cuatro frikis en Twitter.

Me desperté de golpe leerlo en en The Blog Herald.

Valora este artículo para mejorar la calidad del blog ...

PobreRegularEstá bienMuy buenoExcelente (sin valoración aún)
Cargando…

¡SUSCRÍBETE A NAVEGANDO CON RED!

Si no quieres perderte ninguna publicación suscríbete a la lista de correo. Recibirás solo un email diario y solo si hay nuevo contenido.

Eventualmente recibirás contenido exclusivo y ofertas especiales.

Este blog instala en tu ordenador pequeños archivos de texto llamados "cookies" para mejorar la experiencia de navegación, y la ley (estúpida) me obliga a informarte. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar