El Social Media podría estar creando una generación de tontos

conversaciones social mediaMe ha encantado el post de Steve Rothman, en el que expone los peligros del Social Media, como podría estar afectando a la generación actual que se alimenta de los contenidos que nos proponen sus expertos y, menos mal, algunas propuestas de soluciones para que eso no pase.

Todo parte de la entrevista que le hizo Neville Hobson a Shel Holtz en su podcast For inmediate release, donde dijo que había renunciado a su blog y ahora sólo hacía micro-blogging porque la gente ya no tiene tiempo para leer.

Lo que le hace revelarse a Steve de esta declaración – y suscribo – es el  hecho de que la gente no es que no tenga tiempo para leer sino que se ha hecho vaga, no le apetece leer.

A este respecto hace una defensa intensa de la necesidad de romper con esta tendencia, con algunas afirmaciones contundentes …

… las ideas, análisis y opinión por lo general requieren más de 140 caracteres. Dado que una sociedad con éxito las necesidades de una ciudadanía que puede pensar, y evaluar la validez de un argumento. No estoy diciendo que todos los miembros de la población tengan que hacer el diario de Relaciones de Asuntos Exteriores su lectura favorita Domingo por la tarde. Pero creo que cuanto mayor sea el número de personas que sean al menos capaces de leer un artículo en The New York Times de principio a fin, sin confundirse o perder el interés, mejor será para nuestro país y el mundo en general.

Y esta, mucho más profunda …

La democratización de la creación y distribución de información es grande, pero ¿de qué sirve si estamos creando una generación de consumidores de información que son intelectualmente incapaces de separar el trigo de la paja de la información?

Los Peligros del Social Media

redes sociales

A continuación tenemos algunos de los peligros que la actual filosofía del Social Media está implantando en la sociedad mediante sus campañas y promociones …

» Nuestro entusiasmo por todo lo visual frente a la palabra escrita

A este respecto, y aludiendo al dicho de que “una imagen vale más que mil palabras” hay que decir que una imagen no necesariamente muestra la realidad que si mostrarían mil palabras y, sobre todo, no lo hará de un modo más inteligente y reflexivo o que aliente la reflexión.

Pero lo peor de este aspecto es la eclosión de los contenidos en vídeo, donde ya se nos dice hasta como tenemos que reaccionar, una extrapolación de la televisión a la red, de la caja tonta a la web.

» La obsesión por crear mucho contenido, en Twitter, blogs, Flickr, etc

Sin caer en la cuenta de que eso solo favorece a Google y no a la calidad de los contenidos.

» Cediendo al común denominador más bajo

Permitiendo de este modo que se pierda parte de la riqueza del lenguaje, de la búsqueda de mejora intelectual.

» El menosprecio del aprendizaje

Cada vez se escucha a más gente decir eso de “Nade de lo que aprendí en la Universidad me ha ayudado a prosperar” pero en la Universidad se aprende algo fundamental: a pensar, a extraer el grano de la paja y también la dinámica del esfuerzo, al menos donde yo he estudiado (con gran esfuerzo).

¿Soluciones?

conversaciones

Por supuesto, y todas a nuestro alcance. Hay que medir bien el nivel de información que somos capaces de procesar, la cantidad de blogs que podemos seguir con un mínimo de profundidad, la cantidad de gente a la que seguimos en Twitter y las conversaciones que dispersamos en Facebook, por ejemplo. Evitar la compulsión por seguir a todo el mundo y fomentar que nos sigan, limitar la conversación a unos extremos razonables ¿o te emplazarías en una conversación con las 100 personas que hay en una cafetería?, pues no, lo otro sería un mitin, y eso es a lo que está tendiendo la Web 2.0 gracias al micro-blogging y las redes sociales.

Pensar antes de publicar, razonar y examinar si la información que vamos a difundir es real – o lo es para nosotros – o solo contribuye a crear más ruido y resultados para Google.

Hay que dejar de pensar que en 144 caracteres se puede mostrar la esencia de una noticia, pensamiento o persona, nadie es tan inconsustancial, todos tenemos mucho más dentro, y pretender convertir el pensamiento en titulares – lo que se nos anuncia actualmente como la panacea de la conversación – es un algo más que un error, es una aberración del intelecto y la comunicación.

Y claro, la solución está en ti, en que expreses – si puedes incluso en 144 caracteres – lo que supone para ti la difusión de la información y la comunicación. Para mi es algo más importante que lanzar titulares, “retuits” o comentarios en “el muro” de alguien, por eso tengo un blog, por eso me gusta quedar a tomar café con los amigos y charlar, por eso me gustan los libros más que los periódicos, por eso prefiero conocer a alguien que ver en la tele lo que dicen de el.

Valora este artículo para mejorar la calidad del blog ...

PobreRegularEstá bienMuy buenoExcelente (sin valoración aún)
Cargando…

¡SUSCRÍBETE A NAVEGANDO CON RED!

Si no quieres perderte ninguna publicación suscríbete a la lista de correo. Recibirás solo un email diario y solo si hay nuevo contenido.

Eventualmente recibirás contenido exclusivo y ofertas especiales.