filtro información

Uno de los paradigmas de la actual comunicación en los medios sociales es que, tras muchos e importantes pasos para democratizar la difusión de información, hemos abierto las puertas a la distribución libre de contenidos y han entrado en tromba, para abrumarnos con datos que no podemos asimilar, y menos ordenar.

Estos contenidos, antes segmentados y “tageados” en blogs mantenidos por prescriptores de temáticas concretas y estructuradas, ahora, en la red social, horizontal y sin categorización, tienden a difundirse sin control alguno, sin posibilidad real de organización de la información, y con la casi imposibilidad de discriminar entre información valiosa (no entraré siquiera en si es veraz o no) y ruido molesto.

Esta difusión, este descontrol y falta de organización del conocimiento, convierte el marasmo de datos que recibimos en los medios sociales en un gran montón de “comunicaciones” en el que es cada vez más difícil distinguir la basura de la información útil.

Hemos abierto las puertas, y el peligro que nos acecha es que quienes quieren cerrarlas no somos los usuarios con un interés en disponer de información global y valiosa, debidamente ordenada, sino algunos gobiernos, a los que no les preocupa esta locura de datos desordenados, sino lo imposible que se ha vuelto para su control político.

El reto de la tan cacareada, y aún no alcanzada, Web Semántica es precisamente poner orden en el caos, hacer que el conocimiento se distinga del ruido, que la información se reconozca entre los bits, sin perder la libertad de la Web 2.0, pero sin caer en el mercantilismo controlado políticamente que se quiere hacer de la próxima Web 3.0 (o Web Semántica).

¿Qué hacemos hasta que dispongamos de las herramientas que nos ofrezcan un mapa de seguimiento y segregación de la información?.

Pues creo que solo nos queda elegir los canales adecuados para cada comunicación (redes horizontales para conversación, redes verticales para compartir conocimiento, blogs para prescribir), y usar las herramientas de identificación y “tageado” semántico (como Read it Later o Delicious).

¿Has sentido tu también este problema?

Valora este artículo para mejorar la calidad del blog ...

PobreRegularEstá bienMuy buenoExcelente (sin valoración aún)
Cargando…

¡SUSCRÍBETE A NAVEGANDO CON RED!

Si no quieres perderte ninguna publicación suscríbete a la lista de correo. Recibirás solo un email diario y solo si hay nuevo contenido.

Eventualmente recibirás contenido exclusivo y ofertas especiales.

Este blog instala en tu ordenador pequeños archivos de texto llamados "cookies" para mejorar la experiencia de navegación, y la ley (estúpida) me obliga a informarte. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar