Hace ya algún tiempo estuve durante unos años trabajando desde casa, cumpliendo eso tan ansiado por muchos de ser teletrabajador. Durante un tiempo estuvo bien, mientras duró, y ahora que trabajo en una oficina pero también realizo tareas remuneradas desde casa.

Sea como fuere, aún sigue siendo mi objetivo poder trabajar desde casa a tiempo completo por varios motivos, pero todo tienes sus ventajas y sus inconvenientes.

Ya hace tiempo que expuse las desventajas para la salud de ser un blogger profesional, pero hay muchos mas aspectos a tener en cuenta en cualquier trabajo desde casa.

Desventajas

1. Estás solo

Si necesitas algún tipo de interacción social en tu vida, trabajar desde casa no está hecho para ti. Para personas que disfrutan de su soledad es perfecto pero si necesitas entrablar relaciones cara a cara a diario puede que sea mejor que trabajes en una empresa.

Trabaja desde casa puede ser un asunto realmente solitario en ocasiones, y ni siquiera el chat o Twitter van a suplir esa necesidad.

2. Hay demasiadas distracciones

Si vives solo no hay problema, desconectas el teléfono, cierras la aplicación de chat y estás listo para rendir a tope en tu casa. Pero si vives con tus padres, tienes una familia o compartis piso la cosa cambia, y no digamos si tienes niños. Prepárate para interrupciones constantes que no te dejarán rendir como si estuvieras en un despacho. El resto de la gente de tu casa no será consciente de que estás trabajando en realidad, y no respetarán ni tu espacio ni tu (necesaria) concentración. Simplemente pensarán que “como no tienes horario” pueden interrumpirte en cualquier momento porque “ya lo terminarás luego”. En consecuencia, te molestarán para cualquier chorrada.

Esto es un mal cultural, pues es aún tan raro el teletrabajo que la gente no es consciente de la necesaria disciplina que requiere. Ni el teletrabajador es consciente, ¿por qué iba a serlo su entorno?.

Para evitar este problema debes, primero, informar a las personas que vivan contigo de que necesitas un espacio si distracciones, si para ello puedes conseguir una habitación separada y dedicada a ello mucho mejor. ¡Pon un cartel en la puerta!.

3. Requiere Disciplina

Como he dicho antes, casi nadie es consciente de la disciplina “extra” que requiere el trabajo en casa. A pesar de que te guste lo que haces no siempre vas a estar motivado para hacerlo. Ya sea porque hace un día maravilloso para dar un largo paseo con tu perrita, o porque hay una interesante conferencia, siempre habrá días en que te apetezca cualquier cosa menos ponerte a trabajar.

Si eres una persona disciplinada, capaz de organizar tu tiempo no tendrás problemas, pero si eres de los que necesitan que alguien le recuerde sus deberes vas a encontrarte con una seria dificultad. Ahí, en tu casa, el jefe eres tu y, o te impones una disciplina que no rompas o durarás un mes.

4. Siempre estás en el mismo sitio

Una de las ventajas de trabajar para una empresa es que tu oficina está en otro sitio que tu casa. Y esta separación es buena por varios aspectos.

Lo primero es que permite que tu cuerpo y tu mente asocien la oficina con trabajo, y tu casa con placer y relajación. Curioso ¿no?. Cuando trabajas en casa, a no ser que tengas una habitación “para trabajar” esta separación emocional no sucede y se tiende a disociar. Lo mas importante es que no “desconectas”, trabajas pensando en que tienes que hacer la comida o si el niño estará bien atendido, y te “relajas” pensando en que has dejado ‘ahí al lado’ el blog de tu cliente sin terminar de personalizar o con algún código a medio cerrar. Esto es fuente de stress permanente que, en ocasiones, afecta a tu capacidad de dormir. Habrá días en que te levantes de la cama a terminar ese código que te atenaza mientras te peleas con la almohada.

Además, también puede ser algo monótono trabajar siempre en el mismo sitio. Si la ventaja de tu trabajo es que tu ordenador es tu oficina ¡aprovéchalo!. Ve a un Starbucks o a la biblioteca de tu pueblo, allí donde haya una red inalámbrica que te permita seguir trabajando pero en un entorno diferente. En mi caso, por suerte, hay una cafetería con terraza en un parque que tiene Wifi y suele ser un soplo de aire fresco en esos días primaverales en que se pone cuesta arriba trabajar en casa. Por supuesto, esto puede aliviar el problema pero no lo soluciona del todo.

Si un día prosperas lo suficiente, lo mejor es que alquiles un despacho y “vayas a trabajar” a tu espacio. Rompes con la idea de “trabajar en casa” pero es mucho mas sano

5. Es difícil de explicar lo que haces

De verdad, te deseo la mejor de las suertes al tratar de explicar a otros que es lo que haces en casa. Para la mayoría de la gente solo serás un friki, un geek que gana unos euros haciendo ‘noseque’ desde casa. Para mis amigos, mi trabajo (si se le puede llamar así) online es motivo de envidia la mayoría de las veces, pero solo por la teoría de “ganar dinero sin salir de casa“. Aparte de mi círculo mas cercano, el resto de la gente no entiende muy bien como se puede considerar trabajo estar frente a un ordenador escribiendo en blogs, subiendo ficheros a un servidor, modificando código o configurando páginas web. Simplemente no les parece un trabajo.

Por supuesto, no me preocupa en exceso, simplemente lo hago, pero en ocasiones es algo embarazoso y requiere de mas explicaciones que si, por ejemplo, trabajas en el departamento de contabilidad de una empresa. Eso si lo entienden, lo otro te hará perder tiempo explicándote y dificulta que desconectes de tu trabajo online.

Por supuesto, hay situaciones algo mas delicadas. Y es que cuando te dedicas en exclusiva al teletrabajo, si eres un emprendedor Web, te costará convencer al banco para que te den un crédito, y mas si no tienes ingresos fijos, si dependes de proyectos.

Ventajas

1. Flexibilidad

Quizás lo mas atrayente, la mayor ventaja de trabajar desde casa es la flexibilidad que te permite. Lo primero que harás, o casi, será desconectar la alarma del despertador, dejará de existir para ti salvo que algún proyecto tenga unos tiempos muy definidos, y cortos.

Puedes trabajar a la hora que quieras y como te apetezca, y si la tarea no te atenaza en cuestión de plazos puedes dedicar el día de hoy, por ejemplo, a visitar un museo.

¿Te gusta trabajar en pijama?. Entonces perfecto. Trabajando en casa vas a poder escuchar Heavy Metal a tope de volumen mientras realizas tu tarea. ¡Al ataque!.

De hecho, hay gente que es mas productiva por la noche, yo por ejemplo, y solo por eso trabajar desde casa puede ser una bendición. Adicionalmente, no tienes prácticamente interrupciones.

2. No tienes jefe

Teóricamente. Y digo esto porque tu jefe es tu cliente. Eso si, no tendrás a alguien soplándote detrás de la oreja a ver que estás haciendo (salvo quizás tu perrita si quiere salir a dar un paseo).

No tener jefe, alguien apremiándote por la terminación de una tarea para la que tu ya has definido sus tiempos es algo realmente estresante. Esto no quita que aún tienes que ser responsable y organizado, pero tu eres quien define los tiempos y la organización del trabajo.

3. Es sano

Si te gusta el deporte o los largos paseos, trabajar desde casa te va a permitir algo que las maratonianas jornadas de trabajo de oficina no te suelen permitir. Cuando tu te organizas el trabajo puedes dedicar aquella parte del día que mas te apetezca a realizar tu deporte favorito, mejorando así tu estado de salud. Y es que pretender hacer un deporte al final de la jornada de trabajo no suele ser buena idea, tu nivel de energía es bajo y normalmente buscarás mas la relajación que el esfuerzo.

Otro factor que contribuye a tu salud cuando trabajas en casa es la dieta. A nadie se le escapa que la comida en casa es mucho mas sana que los menús hipercalóricos de los restaurantes de trabajo. Tu compras lo que comes y se suelen combinar mejor los nutrientes.

4. Mas tiempo para la familia

Llega un momento en la vida en que tu familia se convierte en tu principal prioridad. No me refiero a tus padres sino a tu propia familia, la que tu formas. Esto suele entroncar con las necesidades empresariales, que buscan el mayor rendimiento y dedicación, normalmente a pesar de tu vida familiar.

A pesar de que en la cultura occidental se está cada vez mas fomentando la conciliación entre la vida familiar y laboral no es aún un logro conseguido, hay muchos malos vicios que destruir. La realidad actual es que si quieres prosperar profesionalmente en una empresa debes restar tiempo y dedicación a tu familia.

Cuando trabajas en casa esto cambia, no solo porque no sales del entorno sino porque comes con tu familia, desayunas con ellos, compartes actividades del colegio de los niños, puedes ayudarles en sus estudios, etc. Y todo esto favorece la relación familiar y te hace mas feliz.

5. Trabajas desde donde quieres

Cuando trabajas por tu cuenta puedes, en realidad, hacerlo desde cualquier sitio, sobre todo si tu trabajo está ligado a un ordenador.

Da igual si estoy de visita a unos amigos en Bilbao (prometo volver pronto, si me estáis leyendo), o te vas unos días al pueblo de tus padres, o acudes a visitar una feria. En mi caso, mi Macbook me acompaña a donde vaya y si tengo que realizar un trabajo simplemente me conecto allí donde me encuentre.

Puedes, literalmente, moverte a cualquier lugar del mundo y podrás seguir efectuando tu trabajo, que ya no depende de una ubicación física concreta. Tu entorno conectado te permite seguir ejerciendo tu actividad allí donde haya una conexión disponible. Tus clientes no tienen porque saber si estás terminando su proyecto en la buhardilla de tu casa, en un hotel o tumbado en una playa.

Para terminar

La decisión de trabajar por tu cuenta, si tienes esa posibilidad, no debes dejarla para mas adelante. En realidad es mas fácil trabajar para una empresa en una oficina que hacer teletrabajo, ser emprendedor por tu cuenta. Si lo estás pensando ¡lánzate! ¡no esperes mas! ¡hazlo ahora mismo!. Tanto si consigues hacer una profesión de por vida como si no, la experiencia ganada te ayudará a valorar mas lo que te encuentres.

Yo, a pesar de que hace tiempo que tuve que dejar de trabajar en casa en exclusividad, no desdeño la idea de volver a hacerlo. Entretanto estoy compaginando tareas para una empresa en una oficina, y trabajo desde casa a mi ritmo, con la esperanza de terminar disponiendo en un futuro de aquello que ya experimenté y que tantas satisfacciones y retos me supuso; trabajar desde casa.

Valora este artículo para mejorar la calidad del blog ...

PobreRegularEstá bienMuy buenoExcelente (sin valoración aún)
Cargando…

¡SUSCRÍBETE A NAVEGANDO CON RED!

Si no quieres perderte ninguna publicación suscríbete a la lista de correo. Recibirás solo un email diario y solo si hay nuevo contenido.

Eventualmente recibirás contenido exclusivo y ofertas especiales.