El otro día me preguntaba un amigo que cual era mi criterio a la hora de seguir a otros en Twitter, y la verdad es que – aunque no siempre – suelo seguir un procedimiento más o menos regular.

Lo que no hago es seguir por sistema a todo el que me sigue pues considero que los motivos para seguir a una persona en su actividad diaria pueden ser variados y no tienen por qué coincidir los suyos y los míos. Digo esto para anticipar que no estoy de acuerdo con la teoría esa de que hay que seguir a todo el que te sigue, de reciprocidad por las buenas, entiendo que no es esa la filosofía de Twitter, hay que tener algún criterio sobre a quién seguir en Twitter.

No me enrollo más, este es mi criterio a la hora de decidir seguir a alguien o no:

  1. Suelo hacer búsquedas de términos que me interesan, reviso los perfiles resultantes y si leo en el “timeline” de alguien que ofrece información interesante de manera regular sobre ese tema concreto le sigo. Como ejemplo puedes ver mi lista sobre wordpress.
  2. Sigo, por supuesto, a mis amigos de la vida real, a mis familiares y compañeros de aventuras.
  3. También tengo la costumbre de seguir a gente que comparte conmigo alguna experiencia concreta, como los que tengo apuntados en mi lista de evoluZiona o sierrablogs.
  4. Si alguien me empieza a seguir (tengo activados los avisos de email) siempre visito su perfil y leo algo de su “timeline” para ver si es una persona interesante o habla de cosas interesantes. Si cumple – a mi criterio personal – alguna de estas dos premisas también le sigo, en caso contrario no le sigo, el/ella sabrá porqué me sigue, tampoco se lo voy a preguntar, aunque lo agradezco.
  5. Si me empieza a seguir una empresa o servicio, una cuenta corporativa, al igual que con las personas reviso su perfil, y si aporta algo más que comunicaciones estériles y su servicio/empresa me interesa también le sigo.
  6. Si alguien deja de seguirme (me avisa qwitter), siempre reviso mi “timeline” por si he dicho alguna barbaridad o algo que haya motivado que alguien deje de seguirme. Esto lo hago por pura reflexión personal, porque a veces hay que someterse a uno mismo al escrutinio de los demás, y podría ser el caso. El mismo hecho de que alguien deje de seguirme no implica que yo deje de seguirle, simplemente es una oportunidad nueva de revisar el punto 4.

Y nada más, así de simple, no me preocupa el número de seguidores ni nada de eso. En esto hay rachas en que, de repente, por  un post o una opinión, el mismo día tienes 50 seguidores más y, al mismo tiempo, te dejan de seguir otros tantos. En el fondo son decisiones personales acerca de leer lo que hace, dice, comparte una persona.

Sé que hay gente que me sigue en Twitter para estar al día acerca de WordPress, otros porque son amigos, algunos porque respetan mi trayectoria y otros simplemente por curiosidad, todas las opciones son respetables, y las mías también ¿no?

Valora este artículo para mejorar la calidad del blog ...

PobreRegularEstá bienMuy buenoExcelente (sin valoración aún)
Cargando…

¡SUSCRÍBETE A NAVEGANDO CON RED!

Si no quieres perderte ninguna publicación suscríbete a la lista de correo. Recibirás solo un email diario y solo si hay nuevo contenido.

Eventualmente recibirás contenido exclusivo y ofertas especiales.