pez chico se come al grande

¿Qué hay de lo mío?

 pez chico se come al grande

En este país llamado España, mientras somos el país más solidario con los de fuera, al mismo tiempo pecamos de insolidarios con los de casa, a unos niveles que incluso me apenan, como español, como europeo y como persona. Y si, me refiero al “¿qué hay de lo mío?“, ese mantra tan arraigado en la política municipal, autonómica y, lamentablemente, incluso nacional.

Esta visión tan limitada de la función política fue algo que me sorprendió al iniciar mi tarea política, y lo aducía yo a la escasa trayectoria democrática española, fomentada por políticos populistas, cortoplacistas y sin cuajo democrático suficiente como disponer de la visión general que todo gobernante debería tener.

Y es ahora, precisamente cuando nos enfrentamos a elecciones autonómicas en algunas de las llamadas “regiones históricas” (como si el resto de regiones de España no tuviera historia), cuando más patente se hace este triste mantra, que poco tiene que ver con el concepto político y solidario de estado y crecimiento que nos exigiría la situación actual y un simple vistazo al futuro de Europa.

En pocos días, candidatos de uno y otro cuño empezarán a jugar a esa especie de “trile” autonómico, a pedir para “los suyos” sin tener en cuenta a todos los demás, a pensar en su parcela como parte separada de un todo, a la visión provinciana y egoísta de la democracia y la responsabilidad política, olvidando – como no puede ser de otra manera – el desproporcionado coste de mantener el actual desbarajuste municipal y autonómica.

Resulta cuanto menos chocante, y en realidad vergonzoso, escuchar a líderes de partidos políticos supuestamente nacionales como el PP y PSOE pedir privilegios para las autonomías, ciudades y pueblos donde gobiernan, sin contemplar siquiera la solidaridad necesaria con el resto de ciudades, pueblos y autonomías, sin tener la visión ni la responsabilidad de contemplar la totalidad del país, no digamos de Europa. De IU paso palabra, al ser una amalgama de sensibilidades solamente unidas por su irresponsabilidad ante todo.

Y parece mentira que tenga que ser un pequeño partido, UPyD, el único que es capaz de tener esa visión global y responsable de pedir la eliminación de privilegios y prebendas insolidarias. Y es que solo este pequeño partido reclama que se eliminen el concierto vasco o el régimen especial navarro, que se fusionen municipios y eliminen diputaciones, el único que lleva en su programa la creación de un estado federal que garantice la solidaridad entre todos los pueblos de España, y hacia una integración en Europa.

Cuando la única vía de prosperidad para Europa es la unión de intereses, la proyección de los logros sociales, culturales y tecnológicos obtenidos a lo largo de los últimos siglos, cuando nuestra identidad democrática y progresista es la única tabla de salvación frente al impulso económico de países emergentes como China, que dominan el comercio debido a la tecnología importada, rentable gracias a derechos sociales pre-industriales, por no decir medievales, en España tenemos políticos tan irresponsables que fomentan el separatismo frente a la unidad, lo identitario frente a la solidaridad, el provincianismo frente a la globalización.

Y es que la ineptitud de algunos siguen anclando, incluso potenciando, el “¿qué hay de lo mío?“, en vez de trabajar por el bien común … y así nos va.

Valora este artículo para mejorar la calidad del blog ...

PobreRegularEstá bienMuy buenoExcelente (sin valoración aún)
Cargando…

¡SUSCRÍBETE A NAVEGANDO CON RED!

Si no quieres perderte ninguna publicación suscríbete a la lista de correo. Recibirás solo un email diario y solo si hay nuevo contenido.

Eventualmente recibirás contenido exclusivo y ofertas especiales.