¡Qué bien! ¿no?, en Castilla la Mancha, la presidenta elegida por los castellanomanchegos, Dª Mª Dolores de Cospedal ha decidido que el año 2012 los diputados no tendrán sueldo, se le olvidó indicarlo en su programa electoral, pero bueno, no pasa nada ¿no? … ¿o si?.

Uno, que siempre mira el lado friki del asunto, podría pensar que la medida es solo un “Google bombing” para hundir los resultados de búsqueda relativos a los sueldos conocidos de la buena señora, también Secretaria General del Partido Popular, o incluso los de los cargos de su marido, gestor de Capio (entre otros sueldos del buen señor), la empresa que – sorpresivamente – recibe la mayoría de encargos de hospitales de gestión privada por parte del PP.

Pero en realidad –  sea esa o no su intención – la medida es más grave de lo que parece a simple vista.

Y es que a la señora de Cospedal se le han olvidado – o ha obviado – algunos detalles sin importancia, como que, a resultas de su decisión, los representantes electos de los castellanomanchegos no van a poder ejercer su labor, ni los del PP ni los de la oposición, volviendo a sus trabajos la mayoría de ellos y sin tiempo para ejercer el control del gobierno, que sería su labor.

Quizás para los diputados autonómicos del PP sea más fácil la medida, pues muchos a fin de cuentas también ejercían de alcaldes o concejales en sus respectivas localidades y solo iban una vez a la semana a votar, con lo que aún mantendrán algún sueldo de la administración, y si renunciaron a el lo recuperarán en los próximos presupuestos, y sino al tiempo, así que los vecinos de  estas localidades que se vayan preparando.

Peor lo tiene la oposición, que aunque también en algún caso coincidían con otras labores de representación, no era tan habitual, con lo que algunos volverán a sus trabajos de antes, si es que aún existen, o pasarán a engrosar las filas del paro (¿le habrá contado Cospedal este matiz a Rajoy?).

Otro detalle “sin importancia” serán las próximas listas electorales, pues a ver quien es el guapo que decide altruistamente dedicarse a la política, y traduzco: servir a tus vecinos a tiempo completo recibiendo insultos y estando cuestionado permanentemente por un sueldo menor que el de cualquier cuadro medio de gestión. ¡Ah no, que será sin sueldo!, pues mejor me lo pones ¿no?. Y eso sin salir de las listas del PP, donde también hay personas con un interés real en servir a los ciudadanos, que igual ahora tampoco pueden.

Lo que tendrán los ciudadanos, en este caso caso de Castilla la Mancha, si no hay confluencia de los astros, serán arribistas que tratarán de sacarse un sueldo “de otro modo”, o simplemente millonarios que tengan esa espinita de tocar poder político, por la cosa de dejar su impronta para las siguientes generaciones. No son situaciones imaginarias, ya las hemos vivido en este país llamado España.

Hay más casos similares, como el Ayuntamiento de San Lorenzo de El Escorial, donde el alcalde, también del PP, decidió quitar el sueldo a la oposición porque “para lo que hacen …” (dar por saco se supone que terminaría la frase en su cabecita), así que igual otros toman este desafortunado ejemplo.

Y ¿quien se acuerda de los ciudadanos que han elegido a sus representantes para que les representen?, a ver quien les dice ahora que lo harán desde la carnicería, el despacho de abogado o la cola del paro.

Nos queda un consuelo, y es el millón de euros “ahorrado” en sueldos de representantes públicos. Espero que también les explique la señora de Cospedal a sus administrados que ha quitado la posibilidad de hacer su labor a sus representantes electos pero mantiene directores y cargos de confianza, elegidos a dedo, por el módico coste de 56 millones de euros al año.

¡La democracia ha muerto, viva la “dedocracia”!

A la señora de Cospedal le queda también consuelo, y es que cuando pierda la mayoría en las próximas elecciones, aunque el gobierno entrante mantenga la política de “representantes desde la barrera“, le quedarán un par de sueldos desde los que seguir haciendo demagogia y desprestigio contra la labor de representación política decidida en las urnas. Esas urnas que decidieron un parlamento en Castilla la Mancha que no será el mismo después del “ahorro” de la señora de Cospedal.

Parece que alguien en el PP ha entendido regular a movimientos cívicos como el 15M o el 25S, y que cuando pedían que se acabaran con los privilegios, en vez de eliminar duplicidades, cargos elegidos a dedo y derroche, en las filas populares pensaron que lo que quería el pueblo era un partido único, y barato, como los camisas negras hace décadas.

Yo entendí otra cosa, la verdad, y por eso y poco más entré en política en las filas de un partido, UPyD, que precisamente exigía eliminar privilegios y dignificar de nuevo la labor política, para el ciudadano, no para la misma clase política (o casta). Hoy recibo un sueldo de mis jefes (los ciudadanos), y trato de servirles lo mejor posible, y si mañana no puedo ejercer esta labor, y al mismo tiempo pagar la hipoteca, me tocará dejar la labor para la que me eligieron y volver a mi vida profesional, o como mucho hacer lo que pueda en fines de semana y a ratos ¿se sentirán igual de representados?, yo creo que no.

Lo que ha hecho la señora de Cospedal es un fraude democrático con todas sus letras, un engaño a los ciudadanos y una medida que no está realizada pensando en el ciudadano, sino en su propia permanencia política, confiando en que eliminando a la oposición sus errores de gobierno quedarán impunes por desconocidos, salvo que una prensa – cada vez más politizada y apesebrada – tenga a bien denunciar los excesos del partido único, algo que pensé que habíamos dejado atrás con el franquismo.

 

Valora este artículo para mejorar la calidad del blog ...

PobreRegularEstá bienMuy buenoExcelente (sin valoración aún)
Cargando…

¡SUSCRÍBETE A NAVEGANDO CON RED!

Si no quieres perderte ninguna publicación suscríbete a la lista de correo. Recibirás solo un email diario y solo si hay nuevo contenido.

Eventualmente recibirás contenido exclusivo y ofertas especiales.

Este blog instala en tu ordenador pequeños archivos de texto llamados "cookies" para mejorar la experiencia de navegación, y la ley (estúpida) me obliga a informarte. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar